Una sola imagen resumió el grave caso de ‘remasteritis’ de 2016

[Nota del editor: Este texto debía aparecer ayer, antes de que Rockstar diera a conocer que trabajan en Red Dead Redemption 2, pero lanchas no lo publicó. Buuu para él.]

Todo mundo perdió la cabeza por la imagen de un logotipo en un fondo rojo…

Este fin de semana recibí una noticia que muchos habrán tenido en su radar a partir de su publicación: Rockstar podría estar preparando una versión remasterizada del western Red Dead Redemption.

En segundos, muchos de mis contactos en redes sociales (muchos respetables miembros de la prensa de videojuegos) enloquecieron como si se tratara de la Segunda Venida de Cristo.

Yo no, y no porque no me guste Red Dead Redemption, sino porque me asustó ver el poder que tiene una marca, una compañía, sobre nosotros como consumidores.

Los periodistas de videojuegos que tengo como ‘amigos’ en mi Facebook se deshicieron en halagos, muestras de agradecimiento (¿a quién o por qué?) y vítores en lugar de guardar mesura, hacerle caso a la objetividad y preguntarse qué tanto necesita el mundo una versión actualizada de un producto de 2010.

Una imagen bastó para enloquecer más allá de la comprensión.
Una imagen bastó para enloquecer más allá de la comprensión.

Antes de que empiecen con sus teorías sobre el nivel de amargura dentro de mi sangre, déjenme decirles: Me encanta Red Dead Redemption. Es más, me gustaría jugarlo ahora mismo. Es un título genial, hermoso, honesto y magistralmente hecho. Es a los westerns lo que Goldeneye fue para los shooters de consolas.

Pero ¿vale la pena ponerse tan locos por una versión que es poco más que la edición de PC de un juego que vimos en Xbox 360 y PlayStation 3?

No es que Rockstar haya retirado todas las copias del juego original de las tiendas o que fuera imposible comprarlo desde mayo de 2010. Este sigue en algunos anaqueles y no ha hecho más que recolectar polvo desde hace algunos años. ¿Para qué emocionarse nuevamente por algo que vimos hace tanto tiempo cuando lo único que pasó es que olvidamos que siempre estuvo disponible para nosotros, que nunca se fue?

Celebramos que una marca nos vuelva a vender lo mismo a precio completo porque ‘hay que comprarlo de nuevo, demonios’. ‘¿Cómo va a saber Rockstar que soy fan del periplo de John Marston si no le doy mi dinero una vez más?’

Mira esta imagen de 2010 y dime si le hace falta algo.
Mira esta imagen de 2010 y dime si le hace falta algo.

Pregunto, ¿no valdría más la pena que se tratara de una secuela o, quizá, de una historia completamente diferente que explore otros temas? ¿Hace falta volver a jugar lo mismo pero en nuestra consola nueva, seis años más tarde?

¿Por qué usamos nuestra Xbox One y PlayStation 4 para jugar títulos de hace tanto tiempo? ¿No hay suficientes opciones nuevas como para enamorarnos de esta generación de consolas?

Y lo peor de todo es que la gente que debería fomentar la cultura del escepticismo y la objetividad (la prensa especializada, pues) no se hace la mismas preguntas que yo. No, se entrega completamente al frenesí como cualquiera, sin importarle que, quizá su opinión tiene el poder de influenciar una compra importante.

Ya tenemos remaster de Resident Evil 1, otro de Skyrim cuando el de PC, PlayStation 3 y Xbox 360 están perfectamente bien. Viene la revisión gráfica de Biohazard 2 y ahora tenemos en puerta un probable Red Dead Redemption HD o el resultado de la desidia y la falta de creatividad.

¿Qué le falta a la versión de PlayStation 3 o Xbox 360? ¡Nada! Y por eso nos encanta, porque el juego del que nos enamoramos está perfectamente bien para la época en la que salió e incluso para la actual.

Si quieres celebrar el relanzamiento del juego como si se te hubiera prohibido jugar el original durante todo este tiempo, ve a tu tienda de videojuegos favorita y compra el original, no dejes que una empresa te diga cómo, dónde y cuándo jugar lo que a ti te gusta.

Ahora, si las misteriosas imágenes que Rockstar ha compartido desde sus redes sociales hablan de una secuela, habrá que ver de qué trata, qué propone y qué obtendremos de ella, ¿no?

Y cierro con una pregunta: ¿Qué le pasa a esta generación que está tan obsesionada con ‘los buenos tiempos’ y la nostalgia’? Necesitamos crear nuestras propias leyendas, hacer nuestra esta época a través de productos culturales nuevos y no reciclando ideas.

¿Quieres refrescársela a Basalvilvazo por sus ideas? Escríbele en Twitter a @Borrokapr0troll.

 

 

 

 

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …

A %d blogueros les gusta esto: