Battlefield 1 no trata acerca de la verdadera Primera Guerra Mundial (y eso es bueno)

Battlefield 1 es tan preciso históricamente como 300 de Frank Miller… pero eso es bueno.

Hoy sale Battlefield 1 (no para los de la Friki Plaza, que ya venden el juego desde hace una semana) y si eres un fan de los shooters como yo, probablemente estarás algo emocionado al respecto.

A juzgar por la campaña individual y los segmentos del multijugador, Battlefield 1 se concentrará en la parte ‘emocionante’ de una guerra que no pudo haber estado más lejos de este adjetivo.

Entre 1914 y 1918 murieron más de 38 millones de personas, contando civiles atrapados entre el fuego cruzado, víctimas del genocidio armenio y militares que perdieron la vida entre el lodo de Europa, la nieve de las montañas y las arenas del desierto.

Nunca volverá a haber un general con un sombrero como el de von Mackensen.
Nunca volverá a haber un general con un sombrero tan genial como el de von Mackensen.

Fascinante es el trasfondo del conflicto que, aunque no lo creas, tiene repercusiones que sufrimos aun después de un siglo.

Probablemente sin la Gran Guerra (La Grande Guerre, para nuestros amigos francófonos), el ascenso del fascismo en los años 30, el Estado de Israel, los ataques del 11 de septiembre, la invasión a Irak y la aparición del Estado Islámico en 2014 jamás habrían sucedido.

Cayeron imperios de antigüedad antediluviana, se crearon nuevas máquinas para matar, colapsaron lazos fraternales entre monarquías, la verdadera ‘vieja guardia’ se enfrentó a un mundo que ya no la necesitaba y al final de todo los ganadores se dividieron el mundo como si fuera un pastel una vez más.

Un siglo después de todo eso, llegan DICE y EA y hacen un juego al respecto. ¿Qué podría salir mal?

Títulos que exploran este periodo histórico hay muchos. De hecho, abordar un conflicto tan relativamente aburrido ha sido tan complicado que los primeros desarrolladores optaron por retratar las trepidantes batallas aéreas entre caballeros alados en lugar de echar luz sobre la futilidad de la vida entre el lodo, la arena, la humedad y el ardiente sol de los distintos teatros de operaciones de la guerra en cuestión.

Wings of Glory es, sin duda, de los primeros juegos exitosos basados en las batallas aéreas de la PGM.
Wings of Glory es, sin duda, de los primeros juegos exitosos basados en las batallas aéreas de la PGM.

El primer shooter moderno en abordar la guerra de trincheras es Verdun, título de 2015 que podría llamarse ‘el padre espiritual de Battlefield 1’. Como su título lo indica, el juego te pone en las botas de un soldado francés anónimo que participa en la defensa de su nación contra la imparable maquinaria alemana.

La poca popularidad de Verdun demostró que apegarse al realismo y a la autenticidad histórica es una mala decisión comercial y lúdica, especialmente cuando se aborda un conflicto en el que sus participantes pasaron la mayor parte de su tiempo esperando órdenes en una apestosa trinchera.

Verdun es un juego hecho con Unity que se concentra en el realismo histórico.
Verdun es un juego hecho con Unity que se concentra en el realismo histórico.

Y parte la de culpa la tiene la misma Primera Guerra Mundial debido a que, por culpa de sus comandantes y una compleja diplomacia, se le negaron esos combates ‘épicos’ que sí estuvieron presentes en su grandilocuente, excesiva y brutal secuela.

Además, la PGM no fue una ‘gran lucha por defender al mundo libre y a la democracia de unos villanos tan obvios como los nazis’, sino una pelea sin cuartel provocada por un complejo sistema de alianzas entre naciones que ya ni existen y que da mucha hueva explicar. En pocas palabras: es más fácil vender un concepto como el de la Segunda Guerra Mundial y la versatilidad de sus combates que el que Verdun quiso abordar.

Este juego relativamente anónimo ayudó a DICE a mostrarle lo que no se debe hacer con un juego sobre este conflicto: apegarse demasiado a la realidad. Después de todo, si queremos realismo podemos ver un documental o leer un libro, ¿no?

Siguiendo esta lógica, Battlefield 1 romantiza los aspectos más comerciales de la ‘guerra que acabaría todas las guerras’ y los explota para convertirlos en un pretexto para sacarle jugo a su motor gráfico Frostbite 3 y meternos en un campo de batalla online en el cual picarnos con bayonetas, dejando de lado las partes ‘aburridas’ como la tragedia humana y esas cosas.

El lado estratégico de la Primera Guerra Mundial fue explotado en este título de 2008.
El lado estratégico de la Primera Guerra Mundial fue explotado en este título de 2008.

Aleksander Grøndal, principal productor del juego, ha confesado que la principal inspiración detrás de Battlefield 1 fue un documental conformado por viejas películas de la época sin saber que estas fueron producidas con fines meramente propagandísticos y que no documentan de manera fehaciente lo que realmente sucedió.

Ningún miembro del equipo de desarrollo del juego mencionó en entrevista el uso de literatura epistolar o documentos históricos que le dieran profundidad al universo que recrearon, y eso se debe a que si intentaran apegarse a los hechos, habrían diseñado Battlefield 1 como una experiencia sobre esperar, morir y usar armas tan emocionantes como un cenicero.

La idea es divertirse con los periplos y sufrimiento de nuestros ancestros, ¿no? ¡A darle duro a esos alemanes que se creen muy malotes con sus grandes bigotes y cascos con púas!

Quizá viajar a los tiempos que precedieron a los nazis, al vietcong y a los terroristas es un paso correcto en la carrera por alejarse de la monotonía de los shooters actuales, pero si Battlefield 1 hereda los errores que el género ha ido acumulando durante casi una década, su prometedor concepto acabará muriendo justo como el de Star Wars: Battlefront.

Comencemos la discusión. Sígueme en mi cuenta de Twitter y comparte tu opinión conmigo. Soy Todd Basavilvazo.

 

 

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …

A %d blogueros les gusta esto: