Un concepto interesante que se quedó muy, muy corto

2015, el año de las compañías de videojuegos, no de los videojuegos

El año que está por terminar fue uno que los videojugadores probablemente desearán olvidar para siempre…

No solo fue un desastroso paquete de 365 días sin juegos que valgan la pena, sino del pérfido ascenso del protagonismo de las compañías que los producen.

A excepción de éxitos como The Witcher 3 y, en menor grado, Rise of the Tomb Raider, los títulos que nutrieron a esta generación de consolas dejaron mucho que desear.

Kojima Productions: Todavía no sacan algún juego y ya están vendiendo mercancía que sólo los subnormales van a comprar.
Kojima Productions: Todavía no sacan algún juego y ya están vendiendo mercancía que sólo los subnormales van a comprar

¿Quién sigue hablando de Metal Gear Solid V de no ser por lo decepcionante que fue o Star Wars Battlefront? Pocos.

Claro, existe el mercado de videojuegos indie, pero ¿quién lo consume? Un par de hipsters de los que creen que no haber visto la trilogía original de Star Wars los debería hacer acreedores a una medalla de chocolate barato.

La PC no se salvó de sus correspondientes pedazos de basura. ¿O a poco ya se repusieron del desastre de Arkham Knight y la reprobable actitud de Warner Bros. Interactive Entertainment al confesar que su producto nunca tendrá calidad aceptable?

1999 llamó, dicen que quieren de vuelta sus gráficas de demo de PS2
1999 llamó, dicen que quieren de vuelta sus gráficos de demo de PS2

¿Recuerdas Mad Max? Yo tampoco. ¿Y las horrendas propuestas para convencernos de que PlayStation VR es el futuro de los videojuegos? Dejadas en el olvido para la salud mental de todos nosotros.

Este año no perteneció a los grandes juegos, sino a las decepciones que nos dejaron. Ese mal sabor de boca que, esperamos, enjuaguen las propuestas de 2016.

Sin duda, el verdadero dueño de 2015 fueron EA, Konami, Ubisoft, Bethesda, Overkill, Microsoft, Double Fine, Kickstarter, Indiegogo y Sony.

Si no me crees, entonces recuerda cuánto discutimos las extrañas e indignantes decisiones de Konami tras ‘las vacaciones’ de Kojima, los grises y olvidables VGA y la Sony Experience que pocos pelaron.

Durante estos últimos 12 meses, los de Bethesda y Valve se unieron para cobrar por mods para Skyrim, mientras que los del estudio Overkill rompieron su promesa de “nunca meter microtransacciones” en su popular Payday 2.

Y los fans de Peter Dinklage (Tyrion Lannister en Juego de Tronos de HBO) se sorprendieron cuando los chicos detrás de Destiny decidieron reemplazar al actor con Nolan North en la expansión más reciente de su multimillonario videojuego.

The Witcher 3: Prometo darle una segunda oportunidad porque esto es de lo mejor que he jugado en 2015.
The Witcher 3: Prometo darle una segunda oportunidad porque esto es de lo mejor que he jugado en 2015

Las noticias de videojuegos pertenecieron a la gente que sigue pidiendo dinero a los videojugadores para financiar juegos que aún no salen y que probablemente apestarán tanto como ese bote de leche Alpura en el que te sirvieron el bacalao del recalentado y que olvidaste consumir durante dos semanas.

Paquetes de DLC y Season Passes de hueva fueron la comidilla de la prensa especializada, y no olvidemos los downgrades gráficos de títulos como Assassin’s Creed Syndicate o Rainbow Six Siege, juegos que probablemente olvidaremos muy pronto.

¿Recuerdas algo bueno que haya habido en el E3 además de borrosos y ambiguos anuncios de ediciones actualizadas de juegos viejos (que no hacen más que revelar la gran falta de creatividad en la industria)?

Battlefront: ¿Es todo? Okay.
Battlefront: ¿Es todo? Okay.

The Order: 1886, un juego bonito que probablemente disfrutaste unos 40 minutos antes de dejarlo por FIFA 16 o PES.

¿Qué te dejó 2015 en cuestión de videojuegos? Si no has prendido tu consola de octava generación o comprado un juego nuevo es porque sabes, en el fondo de tu corazón, que este año fue uno de los peores para la industria del entretenimiento interactivo.

Puede que 2016 pinte mejor, pero, a juzgar por el camino que la industria ha decidido tomar, quizá no veamos títulos que valgan la pena hasta 2017.

Feliz Año Nuevo, amigos. Stay token, stay metal y continúen siendo la genial comunidad que han sido durante todo este tiempo, porque puede que 2015 haya apestado a fracaso y decepción, pero ustedes no hicieron más que ser unos fregones.

¿Estás de acuerdo con mis tonterías? ¿Me la quieres mentar? Sígueme en mi cuenta de Twitter para hacerlo. Soy Rebbloger_Ocelot.

 

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …

  • Jonathan Zamitiz

    Me la pase jugando demasiado Hearthstone, que aún no termino Dark souls además de quitarme las ganas de un Ps4 o Xbox one, esperó que este año pinte mejor y nos sorprenda a lo BioShock de hace casi 10 años, de lo contrario seguiré con mi xbox 360 y una led 4k

A %d blogueros les gusta esto: