Recuerdo que una vez le pagué al hijo del dueño de la papelería para que me sacara a Rugal.

¿Qué videojuegos tienes tatuados en el cerebro?

Yo no sé los tuyos, pero sí los míos. Por eso, aquí te va una lista de los títulos que definieron mi vida.
Hoy ando nostálgico y quiero compartir una parte importante de mi vida. Yo soy de los que miden el tiempo y recuerdan fechas importantes con los títulos que estaba jugando en ese momento. Puede que no sea el gran gamer conocedor de cada videojuego indie o rey de las trivias de Final Fantasy o Zelda, pero sí puedo decir que esta forma de entretenimiento me ha convertido en la persona que soy ahora.
Primero, chútate esta breve lista de títulos que significan tanto para mí (con breve explicación adjunta) y luego escribe en la sección de comentarios tu propia lista. Muero por saber.

Kung Fu

KungFu
El primer videojuego que jugué conscientemente. Solo éramos mi padre, yo y el NES que acababa de conectar a la tele RCA de su habitación. Habré tenido en ese entonces como siete años.

Call of Duty 4: Modern Warfare

CoD
Mi mejor noche de Año Nuevo fue la del 31 de diciembre de 2007, cuando me quedé solo en casa, compré una bolsa de Cheetos Flamin’ Hot, tres latas de té verde Arizona y me dediqué a desear feliz Año Nuevo a todo aquel que me topara en el Cage Match como hasta las tres de la mañana del día siguiente.

Doom II (por culpa de Wolfenstein 3D)

DOOM
Una vez vi a un niño jugando Wolfenstein 3D en su computadora y me obsesioné. Años más tarde, lo pedí a un técnico que mi tía había contratado para arreglar su Compaq, pero que me acabó instalando Doom II debido a que nunca supe decirle bien cómo se llamaba aquel primer FPS que yo quería.
Recuerdo haberle descrito el juego como “solo se ve una mano que va matando gente”.

Grand Theft Auto: Vice City

Vice
Noches de cheats con mi sobrino hasta altas horas de la noche, activando todos los que podíamos y desatando el caos en Vice City hasta que nos matara la Policía o el Ejército.

Shadow of the Colossus

SoC
Ya tenía unos 17 años cuando mi sobrino, fan de los títulos de carreras y futbol americano, me sorprendió un día jugando esta belleza.
Y no, no muero por The Last Guardian. Ni tengo PS4. Yo me quedo con Shadow of the Colossus.

Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty

MGS
Me encantó el primero y lo jugué ad nauseam, pero recuerdo que la secuela fue el primer juego del que estuve pendiente en toda mi vida.
 Recuerdo ir al café internet local con un disquete para descargar screenshots del juego antes de que saliera, para instalarlos en mi compu y sentirme un hacker.

Age of Empires II

 AoE
Definió mi pubertad. Lo jugué de sexto de primaria hasta bien entrado el primero de prepa. Demonios, por ese juego conocí a mis mejores amigos durante los talleres de computación en los que solo poníamos “rock on, robin hood, lumberjack y cheese steak jimmy’s” hasta que nuestros teclados decían “¡basta!”.

Metal Slug

MS
Mamé el juego como si no hubiera un mañana. Incluso cambié mi Nintendo 64 por un PlayStation 1 porque había un port para esa consola. Ni se diga el 2, el X y el 3, el último Gran Metal Slug.

GoldenEye 007

 007
Vísperas de Año Nuevo en la casa del amigo rico de mi papá (el de más varo en el barrio) con otros ocho o diez chamacos jugando a pantalla dividida hasta que el primer sol del año siguiente llegaba.

Street Fighter II

SFII
Hace años, frente a mi casa había unas maquinitas donde todos los vagos del barrio se juntaban. Una noche, acompañé a mi madre a la miscelánea de junto para luego desviarme al local donde tenían una arcadia de Street Fighter II. Feliz, me quedé jugando dicho título hasta que cerraron; pero al acabar mi último juego me di cuenta de que las partidas pasaban y mi madre aún no salía de la tienda.
 Me asomé a la tienda y no estaba, pregunté al tendero y me dijo que se había ido algunas horas atrás. Fue ahí cuando me percaté que mi madre “me había abandonado en las máquinas”.
Pronto, el sueño de jugar y jugar Street Fighter II se volvió una pesadilla. “¿Cómo me voy a regresar?,” me preguntaba a mí mismo. “No puedo cruzarme la calle solo”, decía. Recuerdo que, a pesar de que mi casa estaba a unos 40 metros de distancia atravesando la calle, esperé hasta que el dueño del local me tomara de la mano y me llevara para poder regresar. Estaba cagado del miedo. Miento, estaba completamente orinado del terror cuando llegué a casa y mi madre me confesó que ni siquiera recordaba que la había acompañado a la tiendita.

The King of Fighters 95

 KoF95
Muchos gamers nacidos entre 1978 y 1990 disfrutamos de una forma de socializar muy peculiar: la de los vagos de papelería.
 En los días en los que todos los chamacos del barrio se congregaban en una papelería, tiendita o tlapalería local para medirse los unos con los otros en “la máquina de moda”, yo conocí The King of Fighters 95, un juego en el que nunca fui bueno, pero que me obsesionó hasta KoF 99.
Demasiada verborrea sobre mí, ahora quiero saber de ti. Dime cuáles son los videojuegos que definieron, no tu infancia o pubertad, sino tu vida.
¿Estás de acuerdo con mis tonterías? ¿Me la quieres mentar? Sígueme en mi cuenta de Twitter para hacerlo. Soy Rebbloger_Ocelot.
 

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …