Los diarios de Fallout 4 #001: La guerra nunca cambia

Nunca pude con Fallout 3. La constante aparición de Radroaches y mi insectofobia no congeniaron, pero el verdadero problema fue la libertad de ir a cualquier lugar. Mi mente obrera y educada en escuelas maristas exige seguir un camino preestablecido, y Fallout 3 era todo lo contrario. Luego de no muchas horas de piel chinita y aycabrones a cada aparición de un insecto gigante, abandoné el juego.

¿Por qué compré Fallout 4? No tengo idea. Tal vez lo hice para demostrar que he superado mi insectofobia (¡ya hasta puedo agarrar insectos con la mano, mamá!). O puede ser que,además de obrera y cuadrada, mi mente es fácilmente influenciable por la publicidad, y simplemente sucumbí a ir en contra de mi bienestar. De cualquier manera, el caso es que, luego de mucho investigar cuál versión debía comprar, PS4 o XB, aparté una edición digital en mi Play (mi razón fundamental fue muy simple: quería grabar video del juego y me es más fácil hacerlo  en PS4) y me puse a jugar con la firme intención de perderme y escribir aquí acerca del suceso. Más o menos lo mismo que hice con Los diarios de Bloodborne, pero con 97% menos frustración, 100% más cucarachas y –esperemos– al menos un par de partes más.

“La guerra nunca cambia”, es la primera frase que se escucha en Fallout 4,lo que en mi mente se traduce como “este juego es idéntico al anterior, así que prepárate para abandonar otra vez luego de dos horas, pusilánime”, pero hago oídos sordos y redoblo mi atención. Tras la bomba de Hiroshima, la historia de la humanidad fue muy distinta a lo que ahora conocemos y, como consecuencia, es 2077 y estoy viéndome al espejo mientras mi esposa, que luce tremendamente 1960, no para de admirar mi rostro y hacer comentarios perspicaces acerca de cada detalle.

Pierdo tres cuartos de hora tratando de reproducirme en versión digital. Bueno, no de reproducirme en el sentido más estricto de la palabra (a eso le invertí nomás como 30 segundos, pero mi esposa virtual nunca me invitó a pasarnos a nuestro tálamo virtual a revolcarnos), sino a repetir las características de mi persona física en mi avatar. Le metí como 10 minutos a retocar mi nariz y nunca pude dar con mi estilo. Me quité arrugas, me puse arrugas, me puse barros, me quité barros, me puse barbas y me quité barbas. Nunca pude ponerme gafas. Supongo que en 2077 la miopía es cosa del pasado. Desgraciadamente, la calvicie sigue a todo lo que da, así que mi personaje tiene tremendas entradas. Para eso me gustabas, Just For Men 2077.

Mi versión Fallout tiene un ligero sabor oriental.
Mi versión Fallout tiene un ligero sabor oriental.

Una vez que termino de darle forma a mi (viril) rostro, mi esposa se apodera del espejo y, ¿qué es lo que descubro? ¡Es vampiro! ¡La mujer esa no se refleja en el espejo! ¡Y lo peor es que tuve un hijo con ella! Un momento. Shaun, mi hijo, tiene un color muy extraño. Su piel tiende al morado. Se me hace que tiene dificultades para respirar. Y miren nada más qué pupilas tan dilatadas. Son como las del güey de 30 Days of Night. ¿Se dan cuenta? Mi esposa no se refleja. Mi bebé tiene ojos de chupasangre. ¡Estoy en el juego incorrecto! ¿O será que descubrí la trama de un futuro DLC? Meh. Voy con el robot de la cocina.

La energía nuclear seguro es responsable de esas pupilas y ese color purpúreo.
La energía nuclear seguro es responsable de esas pupilas y ese color purpúreo.

Codsworth es el nombre del robotillo que tengo en la sala de mi casa y no puedo sino detenerme a pensar cómo tzingados fue que alguien logró que aprobaran esas máquinas en 2077 para venta en residencias. ¿Qué nadie lo ve? ¡El pequeño Shaun está a un año de empezar a gatear y esa cosa metálica escupe continuamente una flama azul por el trasero! ¡Le va a quemar el lomo! ¡Me va a quemar la alfombra! De cualquier manera, qué útil creación. ¡Prepara el desayuno! ¡Hace la limpieza! ¡Tiene plática de lo más interesante! ¿Qué más da el lomo del pequeño Shaun? Seguro en 2077 pueden ponerle un caparazón que esconda las cicatrices.

Para evitar spóilers, solo quiero decir que luego de ese momento de calidez familiar, empieza el juego en forma. De pronto ya estás en la bóveda 111. Al poco tiempo sucede algo gigantesco y, de la nada, ya tienes un propósito claro para abandonar el refugio y para investigar en el resto del juego (supongo, pues aún me faltan cerca de chorromil horas para saberlo). Y entonces aparecen las estúpidas Radroaches.

Esta es la última foto familiar que nos tomamos Nora, Shaun y yo. Con todo y sus pantalones subidos hasta las costillas, sí rifa durísimo, esa Nora.
Esta es la última foto familiar que nos tomamos Nora, Shaun y yo. Con todo y sus pantalones subidos hasta las costillas, sí rifa durísimo, esa Nora. Ufffffff.

No miento cuando digo que en los siguientes 30 minutos de juego maté más cucarachas que las que he matado en los últimos siete años. No, no es que viva en un lugar donde no existan cucarachas (al menos no vivo en uno que tenga cucarachas voladoras) sino que siempre le pido a alguien más que las mate. Por tanto, agarrar a batazos a una cucaracha del tamaño de mi gato me resultó particularmente aycabronesco. “Aycabrón”, grité con la primera. “Aycabrón”, grité con la segunda. “Aycabrón”, grité con la tercera. Así me seguí durante el largo recorrido hasta la salida de la bóveda, aycabroneando a cada bastonazo y a cada tiro que solté.

Un día cualquiera en Guadalajara, Jalisco.
Un día cualquiera en Guadalajara, Jalisco.

Ser el último sobreviviente de una bóveda es horripilante, sí, pero hay una gran ventaja: ¿recuerdas esa taza de Star Wars que tanto te gustaba de tu compañero de cubículo? ¡Ahora es tuya! ¿El lapicero del jefe? Tuyo. ¿El bote de basura del baño? ¡Puaj! ¡Es tuyo también! Y como todo era mío, agarré todo. De otra manera, ¿por qué habría alguien de molestarse en poner tantas cosas en el escenario si no es para que uno las acumule como cuyo hambriento? Claro, también agarré un revólver y balas, pero principalmente agarré un montón de cochinadas. Y entonces encontré Red Menace.

 ¿Alguien dejó la wafflera en la cocina? ¡Es tu obligación llevártela! ¡No vaya a ser que mañana se te antojen unos waffles!
¿Alguien dejó la wafflera en la cocina? ¡Es tu obligación llevártela! ¡No vaya a ser que mañana se te antojen unos waffles!

Alguien tiene que decirlo: la de Fallout 4 es una sociedad basada en la energía nuclear. Tienen robots que los atienden en la más pura tradición Robotina. Tienen autos avanzadísimos. Tienen armaduras personales tremendas. ¿Cómo es posible que sus videojuegos sean una mala copia de Donkey Kong en un monitor monocromático? ¡Nosotros estamos apenas en 2015 pero hasta el juego de Kim Kardashian está más peludo que Red Menace! Parafraseando al poeta Marco Martínez Soriano, Fallout 3 nos la pela y Red Menace es un pendejo. En serio. No lo juega nadien, güe.

Red Menace, también conocido popularmente como Donkey Menace o Red Kong.
Red Menace, también conocido popularmente como Donkey Menace o Red Kong.

Luego de pasar media hora sintiéndome como Maisie Williams jugando Super Mario como millenial, abandoné Red Menace y la bóveda 111. Me encontré a Mr. Codsworth , el robot que echaba fuego del rabo. Él se encontró a unas moscas gigantes y las mató. Las moscas no me espantaron. Lo que me espantó es el tamaño de la cacota que debe de estar cerca de ahí para que haya moscas de esa talla. Pasaron 200 años. Supongo que alguien salió de la boveda 111 con muchas ganas de evacuar. Espero no encontrarme con esa persona.

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

El tercer aire de Ubisoft o de por qué For Honor podría ser el nuevo Assassin’s Creed

Julia (Lisa Owen) se encula con su alumno universitario (y sí, encular es una palabra …

  • Maikcoleon

    endré que vi ir la experiencia fallout 4 a través de este blog, al menos hasta que consiga donde jugarlo.

  • 陰&陽

    Muy buen diario Lanchas !! siempre me haces reír ja ja ja esperare para leer los otros 🙂

  • David Omar Torres

    Muy bien escrito lanchas, hasta las poco más de 3hrs que llevó del juego me siento igual que tú a punto de dejarlo, no me gusta que un juego me diga que hacer pero por lo menos que las ideas sean claras y en este juego nada esta claro, no te dan instrucciones para lo necesario y sólo dan tips para lo básico. Esperó mejore o regresaré a Black Ops 3 jajaja por cierto porque no lo han reseñado en Token?

    • arsanchezq

      no hemos reseñado black ops 3 en token porque me cuesta hablar de él. jugué casi media campaña pero me aburrí. sin embargo, el mp no lo he tocado. ni zombies. necesito darles a esos dos.

  • Shamed Aceves Sastré

    Echale ganas chavo, no por nada empece a hacer tiempo para darle poco más de 30 horas de juego y aun no hacer la segunda misión de la trama principal.

A %d blogueros les gusta esto: