Los eSports en México: ni muy muy ni tan tan

“Es triste derrumbar los sueños de esta manera, pero México no se encuentra en una estabilidad económica/social para dedicarse a competir.”

Este año se ha mostrado un crecimiento enorme dentro de los eSports, con premios que te hacen pensar en las horas usadas para jugar videojuegos contra el dinero recibido por ello y el resultado mostrado por los que sí han tenido suerte de dicho “pasatiempo”. Lo entrecomillo debido a que para ser un gamer profesional, muchos terminan destruyendo esa diversión y lo convierten en mera competencia que puede llegar a causar una frustración similar a la de cualquier trabajo.

México no está exento del crecimiento de los deportes electrónicos y cada vez ha ganado más fuerza para que grandes marcas lo volteen a ver y así causar la impresión de que se está logrando llegar a ser como la potencia coreana o Estados Unidos. Sin embargo, es solo eso: una impresión, que no tiene que ser ni completamente falsa aunque tampoco es completamente cierta.

19841589894_ab20b84c0f_kFinal regional de League of Legends

¿Cómo no se es ni falso ni cierto?

Suena contradictorio, pero iré tratando de explicar este atrevido comentario con la experiencia que he ganado dentro de el ambiente competitivo.

En México, la competencia dentro de los videojuegos tiene tantos años como lo tiene la mayoría del staff en Choryuken. ¿No me creen? Pueden preguntarle a Carqui (o si lo prefieren, a su tío), la cantidad de vagos de farmacia que conocía combos espectaculares en King of Fighter y las retas que se armaban en casa de algún primo que sí tenía el SNES para jugar F-Zero o Killer Instinct.

Estos mismos gamers se han ido preparando y puliendo con una mentalidad competitiva para lograr entrar a torneos que aparecían ocasionalmente y sin orden alguno, en donde les daba la sensación de hacer algo bueno con su tiempo; de ahí que veamos actualmente nombres de mexicanos en eventos internacionales dentro de las primeras posiciones.

A final de cuentas, ese fue el inicio de la competencia virtual, la cual en los últimos cinco años ha ganado el nombre de eSports. Si a ello le sumamos las múltiples organizaciones en México, que pareciera que surge una nueva por año, las cuales pretendían dar un orden a los torneos para hacerlo aún más serio, podemos decir que existe una amplia experiencia tanto por los gamers como organizadores dentro de los eSports.

img_2939_16280978387_o

Team Echo: Campeón Halo 4

Pero entonces, ¿por qué México no ha logrado tener el nivel de eventos que otros países?

Se pueden poner sobre la mesa diferentes situaciones sobre el porqué no se ha crecido lo suficiente como para ser homólogos de Corea, EUA o incluso Brasil (quienes han tenido un crecimiento importante en la materia), pero al analizar las diferentes fallas de las ligas más importantes de México se puede encontrar una terrible coincidencia entre todas ellas: al no tener muchos gamers sobresalientes de los cuales obtener ganancias, no existe una motivación lo suficientemente fuerte como para invertir millones en premios y generar un mercado real de jugadores profesionales en el que puedan dedicarse exclusivamente a jugar videojuegos.

Es triste derrumbar los sueños de esta manera, pero México no se encuentra en una estabilidad económica/social para dedicarse a competir. Como jugador necesitamos de un patrocinador que se haga cargo de los gastos principales (luz, agua, comida, internet, equipo). Puede ser alguno de nuestros padres, pero siendo realistas, no veo a alguno diciendo: “Hijo, tú no te preocupes por estudiar para el futuro. Nosotros te vamos a dar todo lo que necesitas para ser un gamer profesional”. Para encontrar un patrocinador, necesitamos demostrar que somos unas máquinas en el gaming ganando torneos. Sin embargo, el tiempo que le dedicamos a ello se reduciría al tener que cumplir con la escuela y muy posiblemente un trabajo para cubrir los gastos que nuestros padres no apoyan.

Tras esto, tenemos un terrible círculo en donde se nos limita a llegar a ser alguien que pueda ganar dinero solo por jugar, y es ahí en donde hasta ahora no existe una liga capaz de ofrecernos dicho crecimiento. Por desgracia esto no solo ocurre en los eSports; nos podemos encontrar casos así en los deportes olímpicos, la música, el arte y otras actividades.

Nos hacen falta patrocinadores quienes puedan darnos más armas para alcanzar el nivel de los jugadores extranjeros, por que el talento existe.

Studio

Estudio de grabación Gamelta

¿Esto es el fin de los eSports en México?

Para nada… o quizá sí… no lo sé. Todo dependerá de cuántos gamers tienen las ganas de sobresalir a pesar de las dificultades que el mismo país ya impone. Hemos visto gente muy destacada en todas las áreas y los eSports no son la excepción al ver varios gamers alcanzar cada vez mejores lugares en el podio, además de nuevas ligas que dan la oportunidad de desarrollarse como un competidor.

Recientemente se vió a Gamelta (liga mexicana) dando $400,000 en becas a los ganadores del Campeonato Intercolegial Mexicano de League of Legends. También podemos ver el Campeonato Mundial de Halo dando más participación a los mexicanos contra otros países.
Hay muchas posibilidades para ver a México crecer en los eSports, solo faltan gamers que se arriesguen a ser parte de la historia y por supuesto, más empresas que inviertan en nuestro talento.

Acerca de Ake Rubio

Amante de los eSports | Fotógrafq | Crossplayer

Más Chyk

Lyon Gaming, campeón de CLN — Clausura 2016

Después de ocho semanas de enfrentamientos y una más de eliminatorias, llegó la final de la …

  • Dan

    No creo que tenga mucho que ver lo económico más que lo social. Es decir, EEUU tendrá la calidad de vida que permita hacer de un hobbie una carrera pero Corea y Brasil ambos son países emergentes y con un PIB similar al mexicano. En cambio, un factor que me parece más destacado es que, por ejemplo, en Corea, la cultura gamer competitiva está muy arraigada desde hace muchos años, algo muy diferente a México donde las arcades cada vez son menos. Habrá que voltear a ver lo que ha hecho Brasil en este rubro, que creo, es el país que se asemeja más culturalmente al nuestro.

    • Ake Rubio

      Sería bueno saber que tantas posibilidades hay de que un mexicano se fuera a alguna de dichas naciones a crecer como Gamer Pro.

A %d blogueros les gusta esto: