Qué bueno que le quitaron Metal Gear a Kojima

Ya con poco más de 54% cumplido de lo que Metal Gear Solid V: The Phantom Pain tiene pare ofrecerme, me encuentro harto, decepcionado e irremediablemente encabronado…

Kojima: ¡Qué bueno que te despidieron de Konami y te arrancaron la saga de Metal Gear de tus incapaces manos! Se nota que planeaste The Phantom Pain a huevo, apenas con la motivación suficiente para entregar una mecánica de juego impecable que sufre por una narrativa deplorable que me hace desear vomitar cada que veo tu pedante gesto en los artículos y reseñas que le hacen una mamada a tu pinche juego y se atreven a llamarlo ‘el mejor de toda la saga’.

The Phantom Pain está de hueva y se encuentra plagado de misiones principales repetidas que debieron haber sido secundarias y encargos secundarios que debieron formar parte de una dinámica alejada de la historia principal.

Tus misiones principales tienen poco que ver con la historia y esta, a su vez, está incompleta.

En lugar de entregar lo que los fans te pedimos, decidiste crear un villano de súper flojera, darnos un Ocelot completamente chafa, devolvernos al pendejo de Kazuhira Miller, regalarnos a Quiet, tu nueva ‘waifu’ (maldito pervertido), y revelar un Metal Gear técnicamente más avanzado que el REX de Metal Gear Solid a pesar de haber sido desarrollado 20 años antes y con muchos menos recursos económicos.

La dinámica del Códec se pierde completamente para darle paso a las putas grabaciones que explican puras pendejadas a menos que cumplas las nefastas misiones secundarias que se resumen a: ve al punto B, recoge a este imbécil genérico, sácalo con Fulton, evacua la Hot Zone, espera tres putos minutos a que llegue el helicóptero y chútate por enésima vez la animación en la que vemos cómo Snake abandona la zona de operaciones para poder elegir tu próxima misión de hueva.

Los Metal Gear anteriores entregaban una historia compacta y concisa en su dinámica principal sin necesidad de partirla en cientos de pedacitos desperdigados por todo el mundo y The Phantom Pain te obliga a explorar un territorio abierto completamente vacío para entender qué demonios pasó con Venom Snake, Big Boss, Miller, Eli, Ocelot y el chillón de Huey, el ser más mitómano y dañado de la historia (se parece a ti, Kojima).

Retrato de Kojima cuando aún no nos decepcionaba el muy cabrón.
Retrato de Kojima cuando aún no nos decepcionaba, el muy cabrón.

Ah, porque, ¿no lo sabías, jugador novato de The Phantom Pain? Para no sentir que fuiste estafado por #MalditoKonami y Kojima, tienes que echarte gran parte de las misiones secundarias que ignorarías de no ser porque debes cumplirlas para desbloquear un final medianamente decente que, al final, te queda más a deber de lo que se te prometió.

Escupo a los tontos que completaron 100% del juego

El Acto 1 acaba justo a tiempo, pero el Acto 2 culmina de forma abrupta.

Kojima te abandona al final del segundo acto como si fueras una mujer que se cogió a un tipo muy atractivo pero que se vino muy pronto. En otras palabras, Kojima te trató como una puta.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots, otra secuela hecha a huevo, amarró toda la saga de manera que todos los fans se sintieron felices, pero #MalditoKonami obligó a este director cansado a hacer una secuela más para “cerrar bien el círculo entre la saga de Big Boss y la de Solid Snake”, pero ignorando otro lapso de 11 años que, probablemente, Konami llenará con otro puto juego que, sin duda, será mejor que The Phantom Pain porque Hideo ya no estará a bordo.

Ya sabemos, Kojima, que tu plan original era acabar con Metal Gear con Sons of Liberty, pero los genios corporativos de la empresa para la que trabajabas te obligaron a sacar Snake Eater, un juego que también cerró bien una saga que ya no querías continuar.

¿Cómo acabar bien una saga que ya habías cerrado tres veces? Qué bueno que te corrieron, me di cuenta de que ya no tenías ganas de continuar con esta farsa cuando me obligaste a repetir misiones principales (pero con una dificultad más alta) que ya se sentían como repeticiones de una misión anterior. Sentí tu hartazgo cuando arruinaste tus propios personajes y sacaste esa mamada del final “sorpresivo”. Espero que encuentres tiempo de desarrollar otras cosas ahora que te uniste a las filas del desempleo; pero, si fuera otro estudio, no te contrataría por huevón y mal hecho.

Lo siento por el equipo y las personas que creyeron en ti, porque lo que entregaste fue un capricho corporativo que huele a hastío.

Me cagas, cabrón, quédate con tu Thalía, tu Guillermo del Toro, tus putos lentecitos y tus rocambolescas historias sobredesarrolladas y altamente confusas.

En conclusión: The Phantom Pain te hace querer jugar Snake Eater y eso no es bueno, porque ese juego tiene como diez años de antigüedad.

…y sí, pienso dejar The Phantom Pain con 54% de avance porque de ninguna manera voy a continuar desperdiciando más horas con este juego. Ya vi en YouTube lo que me espera y me di cuenta que no vale la pena.

#MalditoKojima

¿Estás de acuerdo con mis tonterías? ¿Me la quieres mentar? Sígueme en mi cuenta de Twitter para hacerlo. Soy Rebbloger_Ocelot.

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …