Ya que llegue Metal Gear Solid V, ¿no? Como que urge…

Cada vez faltan menos días para Metal Gear Solid V: The Phantom Pain y, como tú, estoy extasiado de la dicha y embargado por la antelación.

No es por demeritar tu muy respetable predilección por la saga de espionaje de Hideo Kojima, pero, demonios, llevo esperando este juego desde Snake Eater. Sí, desde 2004 que quiero saber por qué demonios Naked Snake se volvió malo y qué sucedió con sus dos hijos (ya sé que tiene tres, pero Solidus me vale madres), Solid y Liquid.
Casi nos engañas con ese trailer, Kojima.
Casi nos engañas con ese trailer, Kojima.
Claro, hace más de una década no sabía que habría un Metal Gear Solid V que nos transportaría veinte años después de la Operación Snake Eater para explorar exactamente qué sucedió con Big Boss y su equipo de mercenarios ‘sin fronteras’, pero el hecho de que el capítulo que llegará el primer día de septiembre cierre la saga y la conecte de una vez por todas con el Metal Gear de 1987 es suficiente razón para perder la cabeza, ¿no?
Ya, basta de fanboyismo. No es para tanto. Después de todo, parece que The Phantom Pain no nació del deseo de su creador, Hideo Kojima, sino que fue el último encargo de Konami antes de darle aire. Sé que Kojima no tenía planeado este juego, pero, como la mayoría de sus proyectos, este japonés le puso toda su atención a The Phantom Pain; tanta, que incluso lo despidieron por ello (entre otras cosas).
Recuerdo cuando vi por primera vez esta imagen. Fue tan emocionante saber de un nuevo Metal Gear.
Recuerdo cuando vi por primera vez esta imagen. Fue tan emocionante saber de un nuevo Metal Gear.
Tampoco me emociona la dinámica de Mother Base y que el juego tome prestado tanto de Peace Walker, un juego que, para mí, sale sobrando un poco, al igual que Portable Ops, pero sé que ese juego por el que pagaré 1,000 pesos [Nota del editor: ¿Ya viste en cuánto está el dólar, Todd?] contendrá detalles sobre la vida del pequeño Liquid, el joven Ocelot, esa alucinante escena onírica con la que Kojima nos quiso engañar hace un par de años y otras cosas que muero por ver. Y escribí ‘ver’ porque no me interesa mucho el gameplay; si por mí fuera, yo vería todos los cinemáticos sin tocar el control una sola vez.
¿Recuerdas cuando The Phantom Pain era el misterioso "Project Ogre"?
¿Recuerdas cuando The Phantom Pain era el misterioso “Project Ogre”?
En otras palabras, este juego es una inversión segura.
En cuanto llegue el primero de septiembre, este post perderá vigencia y, probablemente, con el pasar de los años, cada vez se vuelva más cursi. Pero no me importa; el ‘yo’ del verano de 2015 está entusiasmado por ver qué preparó Kojima para mí y qué tanto le quitó (o agregó) Konami tras su misterioso despido.
Espero que The Phantom Pain me cuente muchas cosas y me dure tanto como un buen Elder Scrolls. También quiero que este capítulo no sea un amasijo de fan service como lo fue Guns of the Patriots.
Me he negado a ver gameplays o muchos trailers de The Phantom Pain porque quiero que la experiencia con este juego se sienta nueva. Quiero que Kojima y su equipo de visionarios me sorprenda o decepcione. Sé que el juego podría no ser tan genial como creo, pero sin duda lo exprimiré tanto como pueda.
Lo de la mano biónica se me hace innecesario y lo del cuernito en la frente estúpido, pero así es Kojima, estrafalario.
Lo de la mano biónica se me hace innecesario y lo del cuernito en la frente estúpido, pero así es Kojima, estrafalario.
Vamos a ver qué tanto ha evolucionado Kojima desde su último juego y qué sigue en su nueva carrera libre de los encargos de Konami.
Hasta el primero de septiembre, amiguitos.

Acerca de Todd Basalvilvazo

Así se desmorona la galleta virtual, mis amigos.

Más Chyk

¿Qué onda con la Mini NES?

¿Cómo te explicas que haya escasez de productos en una época industrializada como la nuestra? …

A %d blogueros les gusta esto: