Gears of War Ultimate Edition es más que simple nostalgia

Intento jugar Gears of War Ultimate Edition en español pero no consigo llegar ni siquiera al primer “m*erda” de Marcus Fenix antes de reiniciar la consola y cambiar el idioma a inglés. La actitud de tacle jubilado de Marcus, Dom y compañía simplemente no suena igual cuando el fortachón en cuestión, en lugar de sonar como ex jugador de los Cougars de Hanover, suena a ex jugador de los Gamos del CUM. Algo en mi cabeza dice que, aun si tiene gran calidad (no soy experto en doblaje), la voz de Gokú Píccolo no tiene nada que ver con el cuerpo de Baird, y si alguien tiene un problema con eso, vayan y reclámenle a mi nostalgia.

Es bien difícil pelear contra la nostalgia. Rod Fergusson lo sabía (en E3 2015 me contó una anécdota acerca de lo desilusionado que se sintió al comprar y ver algunos capítulos de una de sus series favoritas de niñez, La isla de Gilligan). Seguramente esa es la razón por la que Ultimate Edition no desilusiona. Aun si hace nueve años el sistema de cobertura, hombres musculosos y sierras eléctricas eran una novedad absoluta, jugar Gears of War en 2015 sigue sintiéndose casi tan refrescante como entonces. Desde los cortos cinematográficos que van enlazando cada tramo de balazos-caminata-balazos hasta el sistema de juego de saltar entre coberturas como Frogger –o Crossy Road, para los menos añejos–, GoWUE permite revivir la emoción de un juego importantísimo sin hacerlo sentir un pasatiempo añejo, como sucede con Rare Replay o con prácticamente cualquier juego de NES. Y, pese a que la personalidad monocromática de Marcus y su cuarteto de musculosos es más monocromática que la pantalla del Game Boy, el escuadrón Delta logra ser encantador, en especial con la ayuda del encanto infantil de Cole y Baird. O Cole y Gokú Píccolo, si lo jugaste en español.

emb2-xbox-one

Como sucede con cualquier actividad que dejaste de hacer algunos años atrás, jugar el primer GoW es como andar en bicicleta. Su trama es un hilo conductor cuyo único objetivo es servir de pretexto para lo que yo consideraría el acto de genocidio más vil en los videojuegos desde que Mario y su hermano decidieran exterminar a todas las tortugas que se les cruzaran en su camino. Ve de A y sigue a B para terminar en C, D, E y F podría sonar simplón cuando lo analizas fuera de contexto, pero si tomas en cuenta que la narración ocurre mientras truenas cabezas que suenan como una sandía y pateas pedazos de pierna como si fuera de lo más normal, la trama bien podría ser el último eslabón de la cadena que divide la frontera entre “Gears es un título divertido que puedo jugar con mis amigos” y “Gears es una creación de Patas de Cabra y solo los pervertidos y los que compraron Hatred merecen jugarlo”. Tomar una Lancer, un Torque Bow, un Boomshot es tan placentero como cuando partiste tu primer locust en dos (¡ay, ternurita!). Correr con esa cámara CNNesca es tan gratificante como lo fue hace nueve años. Recargar tu arma y escuchar ese “Ssssssweet!” es tan emocionante como en 2006. Jack, el robot invisible que solo sirve para abrir puertas, sigue siendo tan inútil como en su primera aparición.

Me llamó mucho la atención descubrir que, a diferencia de la mayoría de los héroes/antihéroes actuales, Marcus Fenix no necesita mejoras. El mismo Marcus Fenix que sale de aquella celda al inicio del juego es el mismo Marcus Fenix que le da sus balazos en las rodillas al <censurado por la Policía del Spóiler> y el mismo que va y se enfrenta en el <censurado por la Policía del Spóiler> contra <censurado por la Policía del Spóiler>. Sí, tal vez aparecen nuevas armas durante tu recorrido, pero bien podrías terminar el juego con tu confiable Lancer y no habría sección imposible.

entrenched-xbox-one
El juego tiene nuevos niveles de dificultad, lo que al mismo tiempo lo hace más accesible y más frustrante, dependiendo del gusto del cliente.

De cualquier manera, al igual que a la mejor cirugía plástica, si uno se fija, el bótox y los hilos rusos alcanzan a notarse en las partes más inesperadas. Por ejemplo cierta batalla que suponía gran espectacularidad y emoción –y que recuerdo que me pareció fabulosa en GoW– me resultó anticlimática en esta ocasión, y qué decir del agregado de “todo lo que solo los jugadores de PC pudieron ver y que en consolas nunca habíamos tenido”. Si me lo preguntan, todo ese tramo es cascajo puro. No es más que un desfile de Boomer, Wretches, Boomer, Theron Guards, Boomer, torreta, Boomer, Boomer, Boomer. Incluso las escenas narrativas se sienten entrecortadas al grado de no coincidir las puertas que abres con los lugares a los que entras. Es como si Rod y compañía hubieran dejado que el ganador de un concurso de fan fiction de Gears dirigiera la primera parte del último acto de su juego. Nomás le falta la escena sensual entre los COG. Y luego está el problema de los locust que buscan el lugar más recóndito y, como si jugaran a Las escondidas, se quedan inmóviles hasta que los encuentras, por lo general dejándote encerrado en el escenario hasta que los encuentras.

evoloution-xbox-one
Los jugadores de consolas pudimos haber seguido nuestras vidas sin conocer los capítulos de PC. En serio, Rod.

A pesar de sus pequeñas fallas, el modo campaña de Gears of War Ultimate Edition se siente como un buen pretexto para sucumbir ante la nostalgia: cuesta menos que lo que te costó el original (al menos en dólares), se ve mucho mejor que el original (eso es indiscutible),trae más contenido que el original (olvida los capítulos de PC; podrás jugar los cuatro Gears originales de XB360 para finales de año) y lleva a Xbox One una experiencia de multijugador que realmente no estaba disponible hasta ahora (no la pude probar por falta de jugadores, pero prometo meterme para que me rebanen como pierna de jamón). Mi única recomendación sería que lo jueguen en inglés. Por favor, no permitan que Gokú Píccolo arruine su experiencia, ¿sí?

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #189: Carqui y Lanny juntos solo una noche

Como los grandes, Carqui y Lanny se fueron juntos de gira, ahora que están decadentes …