Creo que jugaría Until Dawn hasta el amanecer

Until Dawn es esa película de horror gringa protagonizada por y para adolescentes que podrías volver a ver. La trama no vale un peso y tiene más clichés que (piensa en algo que tenga muchos clichés), pero aun así la volverías a ver.

Por alguna mala planeación a Sony le pareció mala idea promocionar más Until Dawn, un videojuego de horror y exploración-con-quick-time-events para PlayStation 4 que iba a ser un juego de PlayStation 3 para Move (hueva total). Until Dawn narra una versión invernal de Sé lo que hicieron el verano pasado donde constantemente tomarás decisiones del tipo «¿le disparo a la ardilla porque jajaja o entiendo que ESO NO SE HACE?» o «¿le sorrajo una bola de nieve o mejor le doy un beso?», y la favorita de este PPVG «¿corro o me escondo de ese pinche loco que me quiere matar?». Decisiones tan variadas y casuales como café o té.

Además de decidir, en Until Dawn debes caminar con una linterna o quinqué por pasillos que suelen verse bonitos, como de PS4, y levantar objetos que te revelan cosas que crees que son importantes pero que al final forma parte de una trama burda. Cuando la cosa se pone tensa Until Dawn recurre a quick time events a los que hay que ponerles atención, porque nada de checkpoints o game over y otra oportunidad. En Until Dawn el objetivo es terminar con la mayor cantidad de adolescentes posibles hasta que se acabe la noche de pesadilla, es decir, hasta el amanecer.

Ellos son el elenco de Beverly Hills 90210. No, no es cierto, son los protagonistas de Until Dawn.
Ellos son el elenco de Beverly Hills 90210. No, no es cierto, son los protagonistas de Until Dawn.

Oh, los sustos están reservados a las clásicas subidas súbitas de volumen en escenas bruscas. La trama de Until Dawn nunca se pone buena. Until Dawn no es Alan Wake ni Eternal Darkness.

Until Dawn también se parece mucho a Heavy Rain. Cuando se juega con linterna es como Silent Hill Shattered Memories, solo que las partes que se parecen a Heavy Rain están más padres. La clave por la que pienso que hasta ahora Until Dawn me parece tan fresco es porque es un juego palomero. Heavy Rain siempre fue el juego de David Cage, de un estudio francés casi indie que tenía una trama súper seria, como para papás gamers. Until Dawn se siente cómodo con su trama de segunda y se enfoca en mantener tu atención con una montaña rusa de decisiones banales y de vida o muerte que encajan de modo que nada se siente sobrado. Until Dawn tiene un gran ritmo.
Y claro, todas las decisiones están encadenadas, de modo que la trama se «ajusta» a las decisiones que tomas, o como explica Supermassive Games, al sistema efecto mariposa. La fórmula de Until Dawn se ensambla a la perfección y entretiene, y está diseñado para jugarse al menos una vez más pues no todas las decisiones tienen repercusiones inmediatas. Hasta ahora he jugado Until Dawn como supongo me comportaría en una película de terror hollywoodense, es decir, siempre trataría de acostarme con la rubia e invitaría a mis amigos a mantener la calma. Ah, y siempre correría sin mirar hacia atrás.

Vámonos de fin de semana, decían. Será divertido, decían.
Vámonos de fin de semana, decían. Será divertido, decían.

Until Dawn no es un videojuego perfecto, es más, probablemente en septiembre se quede guardado en su estuche por muchos, muchísimos meses. Su trama sosa evita que lo tome con la misma seriedad con la que jugué juegos como Her Story o el mismo Heavy Rain. Afortunadamente para Supermassive Games, el hecho de que Until Dawn sea un juego con una trama tan predecible hace que lo juegue con la misma expectativa con la que vería Scream o alguno de esos churros: entretenerme un rato.

Ah, Until Dawn también es un videojuego idóneo para jugarse en compañía de “la pareja”. Pasa un tiempo de calidad con tu novi@ y ponle Until Dawn. Súmale unas palomitas y es el equivalente a ir a Cinemex Platino.

Acerca de Allan Vélez

Más Chyk

Tras diez años de ausencia, regresé a un torneo Pokemón

Después de al menos diez años, volví a un torneo pokemón. Solía jugarlos en la …