Un vistazo a Back to Dinosaur Island 2 a través de Oculus Rift

Estaba completamente sola, no sabía cómo había llegado ahí. Me sujeté con ambas manos del manillar que colgaba con una cuerda y el sistema de poleas comenzó a operar. Estaba ascendiendo por el risco; podía escuchar soplar el viento y  el paso de un riachuelo que no estaba a la vista y, a mi alrededor, los pterodáctilos volaban por aquí y por allá. Maravillada por el espectáculo que estaba frente a mis ojos, seguí con la mirada a uno de los dinosaurios alados que se lanzó al vacío. Me dio vértigo, mi estómago se sumió y mis manos me sudaban; perdí la concentración y una mano se me zafó del manillar. Me sostuve de nuevo y seguí subiendo. Mi objetivo era llegar hasta la cima y, en lo que lo lograba, observé el paisaje que me circundaba, a los lados, detrás de mí… y pensar en mirar hacia abajo me aterraba.

De pronto, una roca me golpeó la cabeza; levanté la mirada y vi que un pterodáctilo había sido el pasado de lanza. Tuve que esquivar varias piedras para seguir subiendo. Al llegar a la cima fui recibida por una vista espectacular, con un brontosaurio comiendo hojitas. A lo lejos pude ver una construcción futurista, y sentí alivio porque tal vez, después de todo, no estaba sola. Comencé a escanear con la mirada lo que había a mi alrededor y cuando terminé… regresé a la realidad.

unnamed (6)

 

De un momento a otro, pasé de estar perdida en una isla llena de dinosaurios a estar frente a un televisor en un cuarto blanco con varios ojos mirándome. Es increíble la facilidad con la que podemos engañar a nuestro cerebro; bien decía Aristóteles que se puede confiar en nuestros sentidos, pero pueden ser engañados fácilmente.

Miedo, vértigo, emoción y asombro fueron algunas de las cosas que sentí al probar el demo de Back to Dinosaur Island 2 de Crytek. Ojalá pudiera describir todo lo que vi y sentí porque nunca antes había experimentado algo similar.

unnamed (7)

Lo que quería Crytek con sus demos, Back to Dinosaur Island 1 y 2, era que viéramos su potencial. Su nueva propuesta es un juego llamado Robinson: The Journey que se trata de un niño, muy probablemente el de los demos, que está perdido en un planeta habitado por dinosaurios y tiene que buscar la manera de sobrevivir sin ningún otro humano alrededor (como es la tradición de los Robinson). Aparentemente también habrá tecnología futurista involucrada.

La demostración de Back to Dinosaur Island 2, que sienta las bases de Robinson: The Journey, es impresionante. Pero, ¿se podrá hacer un juego completo con base en esta experiencia? Cuando empecé a jugar y me pusieron el visor VR, yo ya no podía ver nada y el demostrador me puso el control en las manos (el control solo servía para presionar y dejar presionados los gatillos, haciendo las veces del abrir y cerrar de mis manos virtuales, y el resto del movimiento fue automático, sobre rieles); demostraciones así en ambientes controlados, siempre son espectaculares —ni modo que las hagan mal para que salgas hablando pestes del juego—; en esta ocasión, alguien me ayudó, pero, ¿y si lo juego sola? ¿No tendré problemas en ponerme los visores y luego tomar el control? Sí, no me subestimo, sé que puedo, pero me pregunto si no será un paso molesto.

Otro punto es la posición. Cuando otra persona estaba probando el juego, yo estaba cerca, detrás de la silla, y el demostrador me pidió que me colocara más atrás para no obstruir la experiencia del jugador. ¿Había que estar justo al centro de la pantalla para que no se arruinara todo? ¿Si se detectan sombras u objetos que no sean el jugador, se hacen mal los cálculos? Difícil saberlo. Cuando llegó mi turno al bat, me pidieron que no soltara los gatillos, ya que eso significaba soltar el manillar y, por lo tanto, caer al vacío. No me atreví a hacerlo, no por falta de curiosidad, sino para no romper la magia del momento. Pero, bueno, quizá el juego aún no está listo para que la gente muera en la realidad virtual (tal vez si mueren dentro de la realidad virtual, también mueran en el mundo real, como en The Matrix). Sí, ya sé, lo último no tiene nada que ver, pero, al final, la demostración estuvo muy controlada.

Esta cosa es muy realista. Tanto, que todo el tiempo estuve mirando hacia arriba o hacia los lados o hacia cualquier otro lugar, menos al frente. Y mi cuello se cansó. De verdad. ¿No será un obstáculo para la realidad virtual el cansancio de cuello en la vida real?

Y siguiendo con el pesimismo… ¿cuánto va a costar? La experiencia es impactante, lo juro, pero, ¿valdrá la pena comprar los visores y además el juego, para probar algo que a lo mejor con el paso de las horas deja de ser novedad? Como ir al gimnasio después de año nuevo.

Estas y más interrogantes se resolverán conforme avance el desarrollo de este proyecto, que nos lo han prometido para, aproximadamente, 2016. Suena muy precipitado, pero la última versión del CryEngine ya está lista para el desarrollo de juegos VR. ¿Nosotros estamos listos para los juegos VR? No sé, pero Back to Dinosaur Island 2 fue como un sueño que me gustaría volver a soñar.

DINOSSAUR

Acerca de Olga Zúñiga

Creo en Cthulhu.

Más Chyk

Gears of War: Ultimate Edition no es un típico remake

Supongo que muchos ya están pegados al televisor jugando la beta de Gears of War …

  • Claro que la demo tiene tela para el desarrollo de un juego completo, con el director adecuado claro está, y si se duda, remontémonos 10 años atrás, a Peter Jackson´s King Kong de Michael Ancel – en ese entonces sin necesidad de oculus rift, el buen Ancel pudo crear un juego con una atmosfera perrona, inmersiva, visualmente rica, a ratos retadora, y básicamente eso es a lo que deben pegarle los juegos que se desarrollen a partir de esta tecnología. Mas recientemente Mirror´s Edge con todo y vértigo.
    Si tuvimos fé en “Project Natal” jajaja, ¿Por que no en ORift?.

A %d blogueros les gusta esto: