Querido Final Fantasy, por favor extingue a los moogles

Imaginemos una situación hipotética: llegas a tu trabajo y te mandan llamar a la oficina del director general. Entras al elevador, presionas el botón con el número 12 y, en el tiempo que toma ir desde el piso 3 hasta la cima de la torre, piensas en qué podría haber provocado que el misterioso Sr. Moga te llamara justo a ti, uno de cientos de trabajadores que no son sino un simple número de empleado. Llegas con la secretaria. “El Sr. Moga te está esperando. Puedes pasar”, te dice la joven y encantadora asistente. Te acomodas el saco, caminas hacia la puerta, toc toc tocas la puerta, y –¡adelante!–, muerto de nervios, entras.

La silla está volteada hacia las ventanas. Una vista imponente es lo primero que te atrapa. El respaldo de cuero negro empieza a girar. La silla sigue girando. La silla está viendo hacia ti. El Sr. Moga está viéndote directo a los ojos. “Buenos días. No hace falta que te sientes”, te dice, “ya que esto será rápido. Kupo. Estás despedido. Kupo.” No puedes hablar. Tu cerebro tiene la caja de velocidades atorada y no hay nadie que pueda darle un empujón para destrabarlo: el Sr. Moga es un moogle. “Tus errores le han costado mucho a la empresa. Kupo”, prosigue la criatura emprendedora. “Tu departamento va en picada. Las ganancias han disminuido. Tienes el resto del día para sacar tus cosas. Kupo. Mi asistente te dará todos los detalles relacionados con tu liquidación. Kupo. Ya puedes irte. Kupo.” La silla vuelve a girar hasta quedar apuntando otra vez hacia la gran ventana. Sales confundido de la oficina de la dirección general. ¿Es una broma? No ves a nadie con cámaras y, hasta ese momento, nadie se ha acercado muerto de risa. ¿Es en serio? ¿Cómo tomar en serio a… un oso de peluche parlante? ¿Acaso nadie vio esa película Ted? ¿O qué me dicen de Chucky, el muñeco diabólico? ¿De Los pitufos? Son puras mamarrachadas.

“Cada que aparece un moogle hablando con un personaje humano de aspecto meditabundo, el drama desaparece”, le comenté a Naoki Yoshida, director de Final Fantasy XIV: A Realm Reborn, así como de la expansión que saldrá el 23 de junio, Heavensward. Originalmente, en FFVI, nunca me alteró ver criaturillas tiernas. Después de todo, el juego estaba hecho de sprites y todos los héroes lucían tiernos, le comenté. Pero ahora, con todos esos héroes de aspecto verosímil y esos monstruos gigantes, no es lo mismo toparte con un oso de peluche parlante que espera que lo tomes en serio mientras dice “kupo”, que cuando era una bola de pelos pixelada.

Screen Shot 2015-04-23 at 5.41.47 PM

“Es algo con lo que tengo que tener mucho cuidado al diseñar juegos con modelos 3D”, me respondió. “Antes había lugar para la imaginación. Pero ahora con las representaciones más realistas de los personajes, el espacio de la imaginación se ve reducido. Lo que podría estar sucediéndote es que tal vez no consigues imaginar lo que quieres imaginar porque todo parece tan realista. Para recuperar ese drama es posible que tuviéramos que regresar a diseños más simples”, prosigue el director. “Solía bromear acerca de [Final Fantasy] XVI diciendo: ‘¿Y si regresamos a hacer juegos con pixeles? Tal vez eso ayude a que la gente imagine el juego y disfrute esa experiencia de juego’.” ¿Un Final Fantasy XVI en 16 bits? ¡¿En dónde firmo?!

Supongo que Yoshida querría responderme que incluyó moogles en FFXIV porque es obligatorio incluir moogles en cualquier FF; esos estúpidos osos son tan Final Fantasy como los peinados imposibles y ese preludio que ningún humano que no se llame Yma Sumac podría tararear. Quitarlos podría resultar en algo bueno pero también significaría hacer algo distinto de FF. De cualquier manera, ¿y si los moogles dejaran de existir por simple extinción y como parte de la trama del juego? Seguirían siendo parte del universo FF, del pasado de FF, pero ya no estarían en el futuro realista y serio y con personajes salidos de un boyband japonés que Final Fantasy XV promete. De pronto, Final Fantasy XVI: The One Without Those Stupid Moogles fue el juego que más deseé jugar en mi vida (¡en gloriosos 16 bits, obviamente!).

Screen Shot 2015-04-23 at 5.43.38 PM

Todo eso lo pensé mientras jugaba las primeras horas de FFXIV. Mi personaje era una gatita llamada ASDFASDF ASDFASDF. Alguien podría argumentar que mi queja queda completamente invalidada en el momento en que elijo a una chica gato como protagonista, y tal vez tenga razón, pero en mi mente no existe ningún problema para aceptar que un ser humanoide con rasgos felinos podría transmitir una historia emotiva y dramática, mientras que un Oso Cariñoso, no. Es difícil argumentar acerca de lo bueno o lo malo de FFXIV, un juego de cientos y cientos de horas, cuando apenas invertí 90 minutos en él. (Yoshida-san me dijo que de menos tienes que madrear a Ifrit y llegar a nivel 20 para saber de qué trata el juego: es en ese momento precisamente que todo comienza formalmente.) Ni siquiera pude jugar con el tipo que estaba junto a mí (era Sir Draven, por si le interesa a alguien). Pero tampoco puedo negar que me emocionó saber todo lo que ha sucedido en el mundo de FFXIV. Van chorromil actualizaciones. Ha pasado de todo, según entendí, y lo mejor son los logotipos de cada uno de los parches. Son como de grupo de black metal escandinavo. De pronto me dieron ganas de sacrificar chivitos.

[col-md-6]
No sé qué se me antoja más: jugarlo o ir a una misa negra.
No sé qué se me antoja más: jugarlo o escuchar un disco de Venom.
Este es completamente Manowar. Saquen las tangas con pelaje de búfalo.
Este es completamente Manowar. Saquen las tangas con pelaje de búfalo.
[/col-md-6][col-md-6]
Este logo es más onda metalera futurista.
Este logo es más ondaTherion.
Iced Earth se sentiría tan orgulloso de este logo.
Iced Earth se sentiría tan orgulloso de este logo.
[/col-md-6]
Okey. Manowar tiene un nuevo favorito. Olviden el anterior.
Okey. Manowar tiene un nuevo favorito. Olviden el anterior.

Seguro es un juego apasionante. Seguro es un título que merece una membresía mensual de entre 12.99 y 14.99 dólares. ¿De qué otra manera podrían existir cuatro millones de cuentas creadas? Además, Heavensward utilizará por primera vez el cielo como elemento. El 23 de junio, el día de su lanzamiento, habrá chocobos voladores, habrá dragones que podrás utilizar como vehículo, habrá todo un Flying Continent, algo parecido a aquel que salió en Final Fantasy VI. Todo suena perfecto y sé que habré de jugarlo entonces. De cualquier manera, mientras llega ese día, yo rogaré para que las estúpidas alitas de los moogles no sean suficientemente fuertes como para llegar hasta allá arriba, adonde los dragones y los chocobos sí llegan. Eso sería tan emocionante como su extinción.

Ahora permítanme un minuto. Me acaba de llegar un correo electrónico importantísimo. El Sr. Moga me quiere ver en su oficina. Espero que me toque un ascenso.

Final Fantasy XIV: Heavensward sale el 23 de junio para PS4, PS3, PC y Mac. Estará disponible en tres  ediciones distintas. Incluirá posiblemente, muy a pesar de la opinión del autor de esta nota, un montón de moogles.

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #114: Señor Dones

Este Batrashbatrushka se caracteriza por ser aquel en el que Carqui no iba a estar …

  • Edwyn Jael

    Entre mas pasan los dias, mas crece tu odio por esas tiernas pero irritantes criaturas… cada vez lo haces mas personal jaja

    • arsánchezq

      jajajaja.

  • Montblanc

    A mi avatar y nick no les gusta tu publicación :'(

    Jaja, pues yo creo que el problema realmente no son lo moogles en sí, si no que los han estado utilizando mal (entre otras cosas de la franquicia, tú sabes).
    Mog, el de FFVI no se andaba con tonterías y se metía a los camotazos. Y pues Montblanc del FF Tactics Advance era un buen tipo, igual de acción y con buen desarrollo (y esos no abusaban del kuppo).

    Pero entiendo por donde va lo tuyo, vi el stream de draven del FF Type 0, y esa hora y cacho me bastó para tener suficiente de los kuppos de ese juego, que aparte tienen una voz horrible de niña.

    En el XIV que igual jugué una temporada los limitaban a ser carteros, bu.

    Espero, contrario a tí mi buen lanchas, que ahí sigan pero que un día los dejen de tratar como la mascota chafa y les vuelvan a dar un buen y decente rol. Aunque con el Square Enix de hoy en día quieeeén sabe.

    • arsánchezq

      jajajaja. coincido con que mog era una joya. era de mis favoritos. pero ahora siento que están muy forzados. me sacan de onda gacho.

      kupo!

  • Quien puede odiar los Kupos, solo tu. Aunque si se pasaron un poco en Type-0

    • arsánchezq

      jajaja. ¿en serio no te parecen repulsivos?

  • Ya, lo mejor que has escrito en la vida kupo.

    • arsánchezq

      jajaja. kupo.

  • Recuerdo que en FFVI Mog llegaba y se aplacaba a Umaro, un Yeti que seguramente debía ser 20 veces más grande que él (aunque eso yo me lo imaginaba, porque en sprites eran idénticos). Que buenos tiempos aquellos, Kupo.

    • arsánchezq

      jajajaja. kupo!

  • Cualquier parecido con la Realidad (en editorial Televisa) Es mera coincidencia… O no?

    • arsánchezq

      jajajaja. chale.

A %d blogueros les gusta esto: