Harry Potter y la misteriosa película de GTA

Pareciera que le hubieran hecho un Confundus a varias personas con la noticia de que Daniel Radcliff estelarizará la película de Grand Theft Auto. Porque, bueno, en internet nos encanta tergiversar los encabezados para jalar clics. ¿No les encanta que use ‘Harry Potter’ cuando no tiene nada que ver con el tema de Grand Theft Auto?

Ante los dimes y diretes que he leído en los comentarios sobre este tema, creo que es necesario tratar de aclarar el panorama de los gamers despistados, que creen que la historia de Grand Theft Auto es inadaptable a una película, o hasta quienes piensan que harán un Grand Theft Auto con Harry Potter de protagonista. Y luego una película de eso. True story.

La cadena de televisión del Reino Unido, BBC, acaba de anunciar oficialmente una película para televisión (no para cine), llamada Game Changer (el nombre es provisional). Esta película es una dramatización de un suceso ocurrido en la vida real.

Todo empezó, de alguna manera, el 1 de diciembre de 1997. Esa mañana, un niño de 14 años Michael Carneal, de Kentucky, Estados Unidos, llegó temprano a su escuela. De su mochila sacó tres armas de fuego y le disparó a sus compañeros, matando a tres y mandando a varios al hospital. Obviamente el niño fue arrestado y llevado a la corte. Ahí es donde apareció nuestro Saul Goodman malvado. Un abogado llamado Jack Thompson. Los padres del niño asesino, por supuesto, no querían ver la realidad y le solicitaron al abogado que hallara la forma de que todo saliera bien para su hijo y que quedara en libertad. Thompson, por supuesto, le empezó a buscar. Resulta que el niño jugaba muchos videojuegos y entre sus favoritos estaban los violentos Doom, Resident Evil y Quake, entre otros; también veía porno en su computadora y una película en video que trataba sobre un chico que fantaseaba con matar a sus compañeros de escuela y a su maestro. También tenía en su locker una copia de la violenta novela Rage, de Stephen King, publicada por el autor con su seudónimo de Richard Bachman (solo quería mencionarlo como dato de trivia, porque King, tras enterarse de eso, pidió que dejara de imprimirse el libro… ya, perdón, es que soy fan de King). Thompson quiso darle la vuelta al caso, culpando a las distribuidoras de las películas The Basketball Diaries y Natural Born Killers, a dos casas productoras de pornografía y, por supuesto, a las productoras de esos videojuegos, haciéndolas responsables por hacer de Carneal un niño predispuesto a asesinar gente. Thompson buscó una indemnización de estas empresas por 33 millones de dólares. Ahí está el peine. El dinero. Aprende algo, dinero. Por supuesto, la defensa fue un fracaso y Carneal fue condenado a 25 años en prisión.

Jack Thompson, el comprador de GTA IV.
Jack Thompson, el comprador de GTA IV.

 

El chicle de Thompson no pegó en esa ocasión, pero parece que tenía muchos chicles para tratar de pegar. En un terreno virgen, aprovechó para saltar a la fama como el abogado que defendía a niños asesinos, culpando a los medios de entretenimiento; culpar a los videojuegos se convirtió en su especialidad. Para hacer más creíble su postura, trató de convencerse a sí mismo de que estaba en el camino correcto, y este abogado comenzó a crear de sí a un personaje. Uno que estaba completamente en contra de los videojuegos violentos. Desacreditó por completo las leyes de libertad de expresión que protegen a los juegos en Estados Unidos. Llegó a comparar la invasión de juegos japoneses de Sony con el ataque a Pearl Harbor. Decía que la violencia en los juegos se condicionaba con la vibración del control justo al cometer un asesinato. En fin… buscaba cualquier detalle para incluirlo en su carpeta de argumentos en contra de la violencia en los videojuegos. Y, como era de esperarse, ganó fama. Los medios de comunicación, desinformados, buscaban su opinión y él nunca quitó el dedo del renglón.

Esta historia nos lleva a 2003, cuando Jack Thompson encontró a su víctima predilecta: la compañía inglesa llamada Rockstar. Manhunt… Bully… Grand. Theft. Auto. Conocidos juegos violentos destinados al público adulto, se convirtieron en el blanco principal de este abogado. Su primer atascón fue cuando defendió a un chico de 16 años en Ohio, Dustin Lynch, quien jugaba mucho Grand Theft Auto III. Nuevamente, Thompson falló. Y empezó una cruzada en contra de Rockstar y sus GTA. GTA se convirtió en el Moby Dick de este abogado. Incluso, hasta la fecha, ha expresado públicamente su odio por Grand Theft Auto V.

Ahora, la BBC hará esta dramatización de la historia de la creación de la franquicia Grand Theft Auto, orgullosamente inglesa, claro que sí, y cómo fue creciendo, hasta convertirse en una máquina de hacer dinero, todo gracias al uso de la tecnología. Y uno de los obstáculos en el crecimiento de GTA y que pudo haberlo detenido para siempre, fue este enfrentamiento legal entre el fundador de Rockstar y cocreador de esta serie, Sam Houser, y Jack Thompson.

Con ustedes, Sam Houser.
Con ustedes, Sam Houser.

 

La película para televisión que producirá la BBC, llamada temporalmente Game Changer (cuyo significado es ‘algo que cambia el juego’, juego de palabras refiriéndose a un acontecimiento que cambió el rumbo de la situación), será una dramatización, pues de la historia del desarrollo de GTA, enfoncándose en sus logros tecnológicos, pero que también tendrá una parte de los pleitos dentro y fuera de la corte entre Jack Thompson y Sam Houser. El actor que interpretará a Houser es Daniel Radcliff (conocido por su papel como Harry Potter), y el papel de Jack Thompson será de Bill Paxton (conocido por su papel como el villano de Titanic).

¿Entonces no será una película basada en las historias de los juegos de Grand Theft Auto? No.

¿Va a salir Harry Potter? No.

La BBC está produciendo esta película (y extrañamente va a tener clasificación para adolescentes y adultos) como parte de Make It Digital. Make It Digital es una iniciativa lanzada por la BBC que tiene como objetivo inspirar una nueva generación de programadores y codificadores creativos. La iniciativa no trata solo del drama de televisión de Grand Theft Auto, sino que abarca grandes ideas como dar codificadores digitales a todos los niños de UK que tengan 7 años, ¡GRATIS! Con la finalidad de que pasen de ser consumidores pasivos de tecnología a creadores e innovadores en el mundo digital. “MICRO BIT” es un dispositivo que va a ayudar a los pequeños a aprender programación y codificación básica para después aprender lenguaje de programación más complejo. Aún está en desarrollo y estará listo en otoño de 2015.

Como si esto fuera poco, la BBC va a utilizar sus marcas más queridas para llamar la atención del público de todas las edades, con programas de televisión, radio e internet, dándole vida las historias que hay detrás de la programación y creatividad digital.

 

Acerca de Olga Zúñiga

Creo en Cthulhu.

Más Chyk

Gears of War: Ultimate Edition no es un típico remake

Supongo que muchos ya están pegados al televisor jugando la beta de Gears of War …

  • voxcrono

    ¡¿Cómo que no va a salir Harry Potter?! D: Ha, ha, ha, ha. Me divertí mucho leyendo este artículo. No conocía nada sobre los albores de la carrera anti videojueguil de Jack Thompson, de manera que también fue una buena forma de documentarme al respecto.

    Como gran fanático de la serie GTA (y por supuesto, de Rockstar Games), espero mucho de este drama-documental de la BBC, que aparentemente tomará mucho de lo escrito por David Kushner en Jacked: The Outlaw Story of Grand Thet Auto. Ojalá que pronto surjan más noticias sobre el rodaje y las fechas de estreno.

    Por cierto, como cita la autora: “Aprende algo, dinero”. Naturalmente se trata de una producción de bajo presupuesto que, como mínimo, recaudará lo doble de lo invertido.

A %d blogueros les gusta esto: