Etrian Magical Mystery Tour

Jugar Etrian Mystery Dungeon es como trabajar en un Oxxo. Horas y horas de arduo trabajo mal pagado, con pocas esperanzas de que pase algo interesante. Y ya entrados en la rutina del encierro, pues no queda de otra mas que disfrutarlo. Nunca he trabajado en un Oxxo, pero por los rostros de los empleados, me imagino que al trabajar ahí sienten lo mismo que yo al jugar EMD: primero confusión, luego desesperación y luego… ya hasta te empieza a gustar.

¿De qué se trata este juego, que tiene ilustraciones de muñequitos japoneses adorables por doquier? Quién sabe. La historia es lo de menos aquí. Hay un pueblito que se llama Aslarga, rodeado de calabozos que contienen monstruos. Tú, el protagonista de la historia, tiene la disposición de vencerlos y el gobierno del pueblito te echa la mano. Y ya. Si nunca jugaste Mystery Dungeon o Etrian Odissey, y buscas en Etrian Mystery Dungeon una historia profunda y con mensaje como, no sé, Don Quijote de la Mancha, olvídalo; aquí no está lo que buscas. Pero si te encantan los retos y la talacha dura, tal vez este sea el paraíso para ti.

El juego se trata de meterte a los calabozos, llegar al piso más profundo, vencer al monstruo y salir para hacer lo mismo una y otra vez. Caminas libremente por el mapa y, ¡zaz! Te salen bestias, peleas con ellas, las vences, sigues caminando y, ¡zaz! Te salen monstruos… es como caminar en un SAM’S; cuando menos te lo esperas, ¡zaz! Te sale la de los quesos y te ataca. Sigues caminando y ¡zaz! Te sale la de los jamones y te ataca. Cada paso que des va acompañado de movimiento enemigo en alguna parte del mapa. ¿Te suena familiar? Así es como todo RPG japonés debe ser. Así está en las escrituras.

unnamed (1)

¿Hay algo más que calabozos? No. Puros calabozos. El título no es engañoso, al menos. ¿Es una pesadilla desde el principio? Tampoco hay que azotarnos. Los enemigos te dan oportunidad de que pases tranquilo tu primer par de calabozos. Pero después de eso, agárrate los calzones, porque se ponen bien difíciles. Las palizas se ponen tan severas que llegó un momento en el que prefería huir y eso ni sirve, porque te escapas y te va peor. Y el ambiente del juego se encarga de empeorarlo; cuando te topas con algún enemigo, la música no cambia y no hay destellos de luz que te lleven a la pantalla de batalla; solo empiezan a darse de golpes y cuando pasa esto, rézale a Cthulhu para que el insectillo no te mate, porque si lo hace, su fuerza aumenta a nivel Dios y si aún no has leveleado lo suficiente o no tienes alguna poción que te saque del apuro, despídete de todo lo que hayas recolectado en ese nivel. ¡Se siente horrible cuando solo te falta un piso para llegar con el jefe y te derrota un insecto infernal!

¿Se puede poner más difícil? Por supuesto. Cuando entras a un calabozo, el mapa no es visible, así que tienes que recorrerlo para que se vaya dibujando en la pantalla inferior. ¡FLOJERA! Y como si fuera poco, cuando ya tienes todo el mapa, si cambias de piso y quieres regresar al piso en el que estabas, tu mapa se borra, ¡PARA SIEMPRE! Bueno, no, solo hasta que lo vuelvas a recorrer y se dibuje. Los mapas se generan de forma aleatoria, así que si quieres regresar por un objeto que estaba en un lugar equis, yo que tú, no perdía mi tiempo.

Los calabozos son lugares muy peligrosos como para andar solos, por eso tu grupo está compuesto por un líder y otros tres monos con diferentes habilidades (a menos que elijas a dos con la misma… no lo hagas). La IA siempre va a hacer acciones más acertadas que las tuyas, así que puedes dejarle el resto de los jugadores a la IA y manejar solo uno, o puedes manejar a los cuatro (cosa que yo no pude hacer porque el botón R de mi 3DS no sirve… ay… dónenme uno).  Al pelear contra un jefe se controlan los movimientos de cada miembro del equipo de manera individual. Algo que me causó problemas fue que tienes que apuntarle bien al malo porque el golpe no va dirigido al enemigo automáticamente, así que si no le atinas, perderás tu turno. También, si das un paso, eso cuenta como movimiento de tu turno. Malditos programadores, ¿qué quieren de nosotros?

unnamed (3)

Al pasar tiempo en el calabozo, a tus personajes les dará hambre. ¿Te acuerdas de cuando jugabas Snake Eater y le dabas a Snake una rata cada que el sonido de sus tripas comenzaba a ser molesto? Bueno, estos personajes son más finos y solo comen almuerzos de la adorable Kasumi, pan o algo que sea comestible. Si dejas a tu personaje con hambre, cada paso que dé lo debilita hasta que se muere. ¡Qué bueno que tienes otros tres! De corazón deseo que hayas elegido bien a tus personajes, porque de ello dependerá tu progreso en el juego.

Si te cansas de los calabozos, puedes explorar Aslarga. Ahí está el Inn de Kasumi (¡la que te da comida gratis!), Chano, para armas. Está también Magan (que al principio pensaba que era mujer) quien te dará misiones opcionales. Cuando vayas avanzando, te darás cuenta de que los enemigos no se quedan en los calabozos y que están en Aslarga haciendo estragos. Y verás que Aslarga es como un árbol y que los dungeons son las ramas y… ay, un enredo que exige tu voluntad para aprender datos desechables.  Como la letra del pokérap.

unnamed (4)

Etrian Mystery Dungeon es un juego visualmente muy bonito, la historia no es nada profunda, los diálogos menos y la música no me encantó ni por error. Parece que soy estricta, pero en verdad traté de dejarme llevar por el juego; y por mi buena disposición de pasar un buen rato, también encontré cosas buenas en él, y creo que su punto fuerte e interesante es que ofrece un desafío con buena dificultad, aunque requiere de mucho tiempo para completarlo de manera satisfactoria. Como trabajar duro en el Oxxo, haciendo amistad con el que no atiende en la otra caja y divirtiéndote acomodando la mercancía y siendo regañado por el supervisor, con la esperanza de que llegue pronto el día del aguinaldo.

 

 

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #189: Carqui y Lanny juntos solo una noche

Como los grandes, Carqui y Lanny se fueron juntos de gira, ahora que están decadentes …