Mi atuendo es como de pepenador con máscara antirrábica.

Diario de Bloodborne #003: De cómo me convertí en muñeca

[Este post contiene spóilers.]

Les tuve miedo a los Death Dealers. Así de simple. Fui a la lámpara y regresé a la catedral de no sé qué tiznados, donde hay una viejecilla que te dice que le mandes a las almas perdidas y bondadosas. Descubrí una nueva puerta abierta –a la derecha–, que tenía inmediatamente un elevador (¡hay un cuarto secreto a la mitad del ascenso!). Tomé el elevador y seguí mi camino como si nunca hubiera pasado por Yahar’gul Unseen Village.

 

Mi atuendo es como de pepenador pero con máscara antirrábica.
Mi atuendo es como de pepenador pero con máscara antirrábica.

Viejito en silla de ruedas con metralleta, tipo con espada, tipo con escudo y antorcha, sombrerudo con escopeta, encapuchado con trinche, menonita con cuchillo para carne… a todos me los repasé antes de subir la escalera, pero salí de la torre, di la vuelta hacia atrás y encontré un atajo hacia abajo. Decidí, de cualquier manera, primero investigar hacia arriba. ¿Qué había? Viejito en silla de ruedas con escopeta, gigante con ladrillo, sombrerudo con escopeta, tipo con espada y como tres viejitos en silla de ruedas… con lanzallamas. ¡Porque alguien quería variedad, ¿no?!

¿Luego de eso? Una puerta cerrada.

Regresé todo el camino y me fui por la parte de atrás del Church Medical Workshop (o algo así se llama), donde aparecía el cuadrúpedo desagradable ese que te señala caminos secretos. Lo maté, obviamente, y entré a una torre llena de plataformas hechas de madera por las que tenías que dejarte caer de una en una hasta llegar al fondo, donde un perro/diablo/chango capaz de escupir fuego me esperaba. Llegué al fondo. Me morí. Volví a llegar al fondo. Me mató el chango. Volví a morirme al bajar. Llegué hasta el fondo y maté al macaco demoniaco. Abrí las puertas y llegué a otro escenario lleno de callejones y town houses. Me metí al primer callejón, maté a un par de cuervos y, a unos pasos, otra vez: un Death Dealer.

Era evidente que no me le iba a acercar. ¿Quién lo haría? Después de todo, fue por su culpa que no terminé Unseen Village. Regresé sobre mis pasos y un pinchi perro despeinado y un trincherudo me mataron y me mandaron de vuelta a la catedral.

Al descenso siguiente, alcancé a ver una puerta justo a la mitad de la torre de las plataformas de madera. Parecía imposible llegar ahí. Me tiré desde una orilla. Splat. Me tiré desde la otra. Splat. Corrí y salté. Splat. Caminé y rodé. Splat. Intenté miles de veces. Splat. Splat. Splat. Estaba a punto de reconocer mi incapacidad e ir a YouTube para que alguien me explicara cómo lograrlo, cuando me vino a la mente la idea: “Tienes que saltar desde el puente de hasta arriba”. Y, como por arte de magia, me fui hasta el fondo del pasillo, di media vuelta, corrí y salté y, a la primera, llegué a la puerta.

Y entonces encontré el sueño del cazador.

¡El verdadero Hunter's Dream!
¡El verdadero Hunter’s Dream!

Literalmente había encontrado The Hunter’s Dream, pero no era el mismo Hunter’s Dream que aquel al que llegas cuando mueres. No había ofrendas, no había notas de jugadores no estaban la muñeca ni el tipo de la silla de ruedas cuyo nombre no me sé. Había una lámpara en el centro del taller. Había piezas de un uniforme de muñeca. Al fondo, había, precisamente, una muñeca con un pasador de marfil o algo así. Me vestí entonces de muñeca. Me tomé una foto. Me sentí Óscar De la Hoya. Me quité la ropa y fui al otro Hunter’s Dream.

Bloodborne™_20150402223119
Soy como Conchita Wurst pero en versión menonita y con hacha.

 

Lo que sucedió en el The Hunter’s Dream de los muertos no lo pude grabar porque a) soy un idiota y, b) no estuvo tan bueno. Le di la peineta a la muñeca y se me puso sentimental. De cualquier manera, no sé qué habría pasado si le hubiera dado la peineta vestido de muñeca. Supongo que habría provocado una paradoja en el tiempo y el espacio de Yharnam. O a lo mejor se cagaba de risa la chica.

Jugué un rato más, abrí un par de rejas más y me morí un montón de veces más durante esa misma sesión. De cualquier manera, haber descubierto ese lugar y haber obtenido ese trofeo hizo que todas las muertes valieran la pena. Hizo que todo Bloodborne valiera la pena.

[youtube=https://youtu.be/BeyrAL8937k]
YouTube todavía sigue procesando el video que grabé. Espero que termine para cuando salga Bloodborne 2. [Actualización: ¡ya sirve el video!]

 

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #178: Los hijos pródigos

Después de una breve ausencia que supo a eternidad, regresamos más inspirados que nunca. Bueno, …