The Order | 1886 no justifica comprar una PS4 (y no apesta)

Lo he probado, con toda la disposición a realizar un gasto impulsivo y es un hecho verdadero pero no necesariamente negativo: The Order | 1886 no es un juego que justifique (en este momento) comprar una flamante PlayStation 4, exactamente en el mismo sentido en que Titanfall resultó un fiasco para lo que prometía inicialmente a la comunidad de Xbox One.

Aun así, The Order | 1886 no es un desastre absoluto, solamente no es lo suficientemente grande como para validar semejante inversión, ni el matrimonio con la plataforma por una sencilla razón personal de sincronía. Lo que nos lleva a mi patético anecdotario y la lección que aprendí con la generación pasada, antes de describir mi experiencia con el juego.

F**k You Square Enix!

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=B7uwtFpC4iI&w=560&h=315]

Siempre sucede con la llegada de una nueva generación de consolas y su respectiva guerra para ganar adeptos: uno de los momentos más emocionantes y sagrados para un gamer es ese particular instante de iluminación en el que por fin puede ver con claridad exactamente cuál es la plataforma que desea y a la que le dedicará los siguientes años de sus ingresos.

En mi caso fue bastante claro: sucedió en el E3 de 2006, cuando los galanes de Square Enix mostraron un aplastante avance de lo que sería su prometedor Final Fantasy XIII, un juego exclusivo para PlayStation 3 que insinuaba un sistema de juego trepidante con un apartado gráfico imposible de emular en la Xbox 360. Para mí no hubo vuelta de hoja; luego de ver ese video apliqué, la de “Shut up and take my money!”, abandoné mi Xbox Original, di el tarjetazo para la PS3, y me senté a esperar impaciente el arribo del Final Fantasy XIII, que se alargó por años.

Finalmente en 2008 Square Enix anunciaba que el juego también saldría en Xbox 360… El tiro de gracia vino cuando probamos el título, que era algo así como un auto con acabados de Ferrari y máquina de VW Caribe.

Por fortuna la PS3 tuvo grandes grandes títulos qué ofrecer como la trilogía de Uncharted, Heavy Rain, Journey, Infamous, The Last of Us y un largo etcétera que la convirtieron en una de las consolas preferidas de mi historia.

El experimento con The Order | 1886

Screen Shot 2015-02-28 at 2.14.19 PM

Se trata de un juego más cercano a Heavy Rain que a Gears of War. Más de uno va a odiar eso.

Con la fortuna de contar con un amigo, distinguido early adopter que compra compulsivamente cualquier nuevo juguete en cuanto sale al mercado, tuve la oportunidad de montar con él un maratón de The Order | 1886. Organizamos un programa de 15 horas divido en tres sesiones en tres fines de semana. Al final podría determinar si este sería el juego con el que compraría una PS4 o no.

Como han de sospechar, el juego lo terminamos en la primera sesión, por dos factores muy concretos: es un título cuya trama no es muy larga, aunque tampoco corta, y su historia es tan emocionante como adictiva que resultó imposible dejarlo. Nuestra partida fue de poco más de siete horas, en el rush del speedrun, más que nada por el ansia de seguir viendo qué chisme iba a contarnos el juego en su siguiente capítulo.

Sin ser particularmente original, ni contando con giros de tuerca espectaculares, The Order | 1886 juega sus cartas de manera soberbia en lo que respecta a su trama, contando con la virtud de envolverte y adentrarte profundamente en su mundo. Los personajes, con todo y cameo de Nikola Tesla, la ambientación, el sonido y su diseño de producción valen de sobra cada centavo de lo que pagas por el juego, pero no por la consola.

El problema de la expectativa

_bmUploads_2013-06-12_4467_The-Order-1886_Galahad-Command_0645

El posible “problema” que tiene The Order | 1886 es que aun siendo un juego tan imponente en ciertos aspectos en otros es relativamente débil. La historia es genial, aunque su ritmo es pausado y eso puede significar serios problemas para los fanáticos del gatillo. El planteamiento promete harta acción y en realidad las secuencias de este tipo son pocas (aunque montadas de manera admirable); la introducción de demasiados Quick-Time Events es algo que raya en el abuso, a la par que las secuencias cinematográficas son lo suficientemente largas como para sentir ansias por retomar el control de todo. Al final se trata de un juego más cercano a Heavy Rain que a Gears of War, lo cual es su mayor virtud o conflicto, dependiendo de las expectativas previas.

The Order | 1886 es de esas producciones que se centran en contarnos una historia de crisis existencial, armada con un ritmo muy concreto y dramático, en donde el jugador toma más el papel de espectador y médium para ir conduciendo la trama de Sir Galahad por un riel predeterminado, casi como una película interactiva, donde la habilidad de control y el ritmo trepidante de echar bala son secundarios.

¿La duración es un factor determinante para evitarlo? Absolutamente no. El mayor detalle por el que The Order | 1886 no es un juego que justifique la inversión de una PlayStation 4 es en definitiva su valor de rejugabilidad virtualmente nulo; a diferencia de Heavy Rain que ofrece distintos escenarios de desenlace, una vez que terminas esta trama no hay mucho que justifique volver a visitarlo, incluso las side quests son tediosas y absurdas.

Si hubiera comprado una PS4 para jugar The Order | 1886, habría pasado alrededor de ocho horas muy entretenidas con el chisme. Luego de eso me sentaría a ver Netflix a esperar Uncharted 4

En resumen: The Order | 1886 es un juego imperdible si ya tienes la consola; es un título indispensable para tu colección una vez que la compres, pero eso sería recomendable que lo hicieras ya que la PlayStation 4 tenga un catálogo más amplio. Sirve que lo encuentras un poco más barato.

Acerca de York Perry

Intento de chavorruco. Escribo por el amor al trolleo. Sígueme en Twitter: @yorkperry.

Más Chyk

Super Back to the Future II, el juego perdido de Marty McFly

La ficción nos ha alcanzado. Hoy es el Back to the Future Day, la fecha …