Episode Duscae es el primer FF que me interesa desde FFVI

Ya sé: soy un estúpido porque no jugué Final Fantasy VII ni Final Fantasy X. ¿Qué le voy a hacer? No era barato conseguir ninguno de esos dos en aquel entonces y, encima de todo, mi mente habituada a calabozos bidimensionales no se sentía atraída por la tridimensionalidad limitada de Cloud Strife. Pasé por alto FFVII y, ya entrado en gastos, lo mismo hice con el VIII, el IX y todos los que le siguieron. Hice una pausa por ahí para jugar el último título de la serie Lightning (Lightning Returns: Final Fantasy XIII) pero, con todo y que hallé montones de buenas ideas, el combate y la navegación me parecieron bien artificiales y rudimentarios. Eso no se sentía como un mundo con profundidad. O, mejor dicho, eso no se sentía como los mundos con profundidad a los que ahora estaba acostumbrado: Grand Theft Auto, Red Dead Redemption, Halo, Uncharted… Hacía falta una sensación de peso.

Hace unos días jugué Episode Duscae, la demo de FFXV incluida en Final Fantasy Type-0 HD, más por curiosidad que por interés. Sin embargo, no pude soltarlo. El combate es divertido (pese a que en ocasiones se me dificultó elegir un enemigo y salir de entre una bola de rivales montoneros), la premisa suena interesante (tu auto se averió y necesitas dinero para que la maestra mecánica más buenota de la historia lo repare; por tanto, vas tras las huellas de un monstruo cuya cabeza implica una recompensa millonaria) y, en lo visual, me dejó más impresionado que desilusionado (aun si hubo un momento brumoso en el que me pareció estar jugando en PS3). Sin embargo, hubo un detalle que opacó a todo lo demás, un instante de esos en que no te queda sino soltar un aybuey: Noctis,–ese adolescente príncipe destinado a crecer y convertirse en líder de My Chemical Bromance, que resulta ser el protagonista–, cuando está a punto de morir, conjura a un gigantesco ser llamado Ramuh (imaginen a Santa Clos pero con más actitud y menos panza), que nubla los cielos, aparece de la nada y les rompe el hocico a todos hasta dejar el escenario literalmente carbonizado. Es abrumadora al grado de dejarme inseguro acerca de si me terminaría por fastidiar verla en repetidas ocasiones o no (por ahora digo que no).

[youtube=http://youtu.be/LYQ7J1JX4XE]

Apenas estoy por comenzar Final Fantasy Type-0 HD pero estoy seguro de que le tendré paciencia. Desde ahora sé que no luce espectacular como Episode Duscae. Sé que la cámara es un poco torpe. Sé que el combate podría no estar al nivel de lo que acabo de probar. Después de todo, era un juego de PSP de hace ya algunos años. ¿Qué razón existe para probarlo entonces? Que lo dirigió Hajime Tabata, el mismo tipo que dirigió Episode Duscae y que dirige ese FFXV aún sin fecha de salida. Y, si ese tipo pudo hacerme volver a desear un Final Fantasy con una simple demostración, sin dudas estoy interesado en probar Type-0.

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #178: Los hijos pródigos

Después de una breve ausencia que supo a eternidad, regresamos más inspirados que nunca. Bueno, …