Diario de Bloodborne #001: Blood-Starved Beast

[Advertencia: Este post incluye spóilers.]

Blood-Starved Beast. Qué nombre tan estúpido. Qué diseño de personaje tan simplón. ¿Qué es eso? Parece como si a un galgo le hubieran echado encima el pedazo de piel mantecosa que le quitan a los obesos mórbidos luego de que bajan 80 kilos. Sus gritos no me intimidaron; venía de sentarme a Father Gascoigne y de casi extinguir toda una raza de lobillos que caminan en dos patas, cuando, al fondo de una iglesia, me topé con la cochinada esa. Me le dejé ir como vaquita en novillada. Me destruyó de dos mordidas. Dos. Mordidas. Esa vomitada me había matado de dos mordidas.

Blood-Starved Beast utiliza Vanart para lograr ese pelaje sedoso.
Blood-Starved Beast utiliza Vanart para lograr ese pelaje sedoso.

Volví a la iglesia aquella nada más para morir otra vez. Le eché bombas molotov, pero su rapidez hizo que casi ninguna le diera. Me gasté todos mis Blood Vials y le metí duro a los antídotos. Perdí una fortuna yendo a pelear contra él. Tuve que regresar a Central Yharnam para conseguir Blood Vials y balas. Pasé cuatro días recargando mis antídotos y Blood Vials, pero nada de eso me sirvió. En contra de mi voluntad, abrí Google y busqué: “blood starved beast tips”. Escribir “blood starved” ya no me parecía tan estúpido.

Y entonces vi que era justo su nombre la clave para vencerlo: utiliza esos frascos que no tenías idea para qué servían, Pungent Blood Cocktail. De acuerdo con el video, lanzar el frasco de la sangre apestosa hacía que la bestia sedienta de sangre (apestosa) se olvidara del jugador y se atascara del contenido del frasco, mientras uno le fileteaba las raquíticas patas con un arma larga. Encima de todo, era conveniente meterle al Fire Paper para cerrar el trato.

Preparé mi hacha –el Kirkhammer todavía no podía usarlo y me parece que es bien lento–, mis papelitos y mis frascos. Entré contra la bestia antipeluda, lancé el primer frasco y… le valió madres. “Tal vez fue porque se lo eché derecho en el hocico y ni entendió qué sucedió”, pensé, así que desamarré la mira del animalejo y lancé a un lado otro frasco. Le valió olímpicamente madres. Eché un tercero y pensé en los 2,000 Blood Echoes que había invertido en cada una de esas cosas. La bestia medio olisqueó el frasco y me dejó plantarle un par de hachazos hirvientes. Después se volteó y me rompió el hocico.

Pasó otro día sin vencer al infeliz ese y mi desesperación llegó al punto límite: iba a hacer sonar la campanita para que alguien llegara a ayudarme. “Ni modo, no tengo material para pasar solo esto”, pensé, mientras tocaba mi campana para habilitar a alguien a entrar a mi mapa. Me descontaron el punto Insight y esperé. Y seguí esperando. Y volví a esperar. ¡No hubo ningún malnacido que se animara a entrarle! Me enjugué las lágrimas virtuales, agarré mi hacha, le embarré uno de mis últimos tres Fire Papers y me metí a pelear contra la madre esa. Quedé a un golpe de matarlo. Aún había esperanza pero ya no había Fire Papers.

“Los Fire Papers los venden en la pila de Insight”, según dice un wikia. Ajá. Seguro los que lo escribieron no han visitado mi Hunter’s Dream porque ahí no venden nada. Parece miscelánea de pueblo: nomás tienen cosas que a uno no le sirven de una tiznada. Sin Fire Papers tendría que ser. Y entonces me puse a estudiar a Blood-Starved Beast: cuándo se lanzaba, cuándo daba cuatro golpes, cuándo podía tocarme y cuándo no (durante la primera etapa no había fijón; la segunda solo la libraba si nada más me daba un golpe; la tercera era mortal). Le metí a los antídotos y a los Blood Vials. Me llevé unas molotov nomás para aprovechar. Y de pronto lo maté. Envenenado a más no poder y luego de meterme como 15 litros de sangre, pero lo maté. Primero me sentí feliz, pero luego me puse a pensar en que Blood-Starved Beast es un nombre estúpido para un personaje estúpido que durante cinco días me rompió el hocico al grado de estar a punto de mandar al diablo el juego. Hoy ya no me suena tan estúpido.

 

Todas las imágenes y videos las saqué de bloodborne.wikia.com.

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #135: Lagui <3 Keanu

Todos nos enamoramos. Todos. Desde los amores más inocentes hasta los más pervertidos. Justo en …

  • No olviden mejorar sus armas y aprenderse que enemigo suelta que item, para así farmear más fácilmente.

  • ¿Es queja de la mala o de la buena?.

    • arsánchezq

      ¡es queja de la buena!

  • *Yo intentare la estrategia de la sangre apestosa.
    *Se supone que la tienda de insight se llena de materiales despues que juntes 10 de esas madres.
    *Por cierto a mi si me respondieron a mi campanita, todo para morir a los 5 segundos, ni la molestia del otro tipo :(.
    *Si, el nombre es demasiado ” doh’ ” (digase en tono del tipo “yo no hablo así”).

    Buen diario, esperare más entregas 🙂 .

    • arsánchezq

      aparece por primera vez a los 10, pero yo tengo como 14 insights y todavía no hay ni madres, más allá del frasco de pungent blood y una armadura.

  • Pingback: Diario de Bloodborne #002: el robachicos | Choryuken()

A %d blogueros les gusta esto: