Sir Galahad, ese vampiro

The Order: 1886 es un juego de vampiros contra hombres lobo. Sí, estoy convencido de que al menos el protagonista, Sir Galahad, es vampiro. ¿Cómo me di cuenta de este pequeño guiño en la trama? Por los espejos. Sir Galy no tiene alma y, por tanto, no se refleja, no solo en ningún espejo, sino en ninguna superficie. Aquí están mis pruebas.

 

Nada.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Tampoco.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Ni con luz.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Ni en el espejo de la abuela.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Ni en la vitrina de las carnitas.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Ni cuando todo lo demás sí se refleja.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Pobre diablo.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

Ni siquiera en el laboratorio de Tesla.

A photo posted by choryuken (@choryuken) on

 

Esto no es un espóiler; es una suposición. La idea se me ocurrió en el capítulo 9, que es casi medio juego (y de hecho todavía no lo acabo). No sé aún si esto se revele en este juego, pero si no, tal vez aparezca hasta The Order: 1887 o The Order: 1888 The Year of the Vampire (ese nombre ya lo estoy registrando, Ready at Dawn). O puede ser que todo se explique en un DLC. Porque sí saben que va a haber DLC, ¿cierto? Ya se quejaron amargamente de que nomás dura ocho horas, así que seguro están esperando ansiosos más contenido.

¿Es mi imaginación o en realidad es un error de programación? Claro, aunque era evidente desde un principio que Galahad no puede verse en un espejo: ¡basta con ver que permite que el bigote se le meta a la boca porque es incapaz de reflejarse en superficie alguna para recortárselo solito!

Mi otra hipótesis es que Sir Galahad es en realidad Frank Zappa. Eso sí sería fenomenal.

Screen Shot 2015-02-23 at 12.36.35 AM47_JazzFromHell

 

 

 

 

 

 

 

 

The Order: 1886 es hermoso. Los nueve capítulos que he jugado hasta ahora son de lo más sorprendente que he visto en consolas. La animación facial de cada uno de los personajes es bárbara. El movimiento de las telas, de las manos, ¡de los bigotes! Y qué decir de las armas. Hay una cosa llamada ‘Thermite Rifle’, que dispara una bengala y luego rocía a los enemigos con noséquétiznados para que terminen incendiados. Suena bien ‘doooooh’ pero, en resumidas cuentas, mataría por tenerla en la cajuela de mi coche.

 

Acerca de arsánchezq

ingeniero de profesión, campeón por decisión unánime.

Más Chyk

Batrashbatrushka #183: A una semana de Gamescom

A falta de Carqui y sus anuncios forzados, Fredi vino a vender su nuevo negocio …